Datos destacados

Edad del Feto: cuando llevas 2 semanas de embarazo entras en la primera etapa de creación del feto, el cual no es más que un conglomerado de células, por lo que solo tiene días e incluso horas de edad.

Tamaño del bebé: la formación de células es casi microscópica, no mucho más que el tamaño del óvulo.

Tamaño de la madre: llegando a las 2 semanas de embarazo, la mamá no notará ningún cambio. Deben pasar unas 6 – 7 semanas para que note algunos cambios, aunque estos serán muy ligeros, inapreciables a ojos de otras personas.

Situación de desarrollo del bebé:.

Cambios emocionales que pueden afectar a la mamá

Cuando le confirmen que efectivamente está embarazada en alguna exploración o prueba de embarazo, bien sea cuando lleve 2 semanas de embarazo o siete, es posible que le afecte de muchas cosas. Usted experimentará muchos cambios en su cuerpo. Tal vez se pregunte si sigue siendo atractiva. ¿Seguirá encontrándola deseable su pareja? Muchos hombres consideran que las mujeres embarazadas son hermosas. ¿Le ayudará su pareja en todo lo que se le viene encima? Tal vez le preocupe qué ropa ponerse. ¿La encontrarán atractiva? ¿Sabrá adaptarse a todos los cambios que se le avecinan? Si el hecho de saber que está embarazada no le entusiasma, no crea que es la única mujer que se siente así.

cambios-durante-un-embarazo

Tal vez se plantee cosas sobre su estado; es algo bastante habitual. Algunas de estas reacciones se deben a la incertidumbre sobre lo que le espera. El momento en que se empieza a percibir al feto como una persona depende de cada mujer. Algunas mujeres dicen que empiezan a percibirlo como tal desde el momento en que la prueba del embarazo da positivo. Otras desde que oyen el latido del corazón del bebé, generalmente en torno a la duodécima semana de embarazo. Otras desde la primera vez en que notan las “pataditas” del bebé, entre las semanas 16 y 20. Es posible que haya muchas cosas que le afecten emocionalmente.

Tendrá rachas de melancolía; a veces llorará por nimiedades y otras soñará despierta. Estas fluctuaciones emocionales son normales y persistirán en cierta medida a lo largo de todo el embarazo. ¿Cómo puede afrontar estos altibajos emocionales? Una de las mejores cosas que puede hacer es cuidarse mucho durante el embarazo y seguir las indicaciones de su médico. No falte a ninguna de las visitas prenatales. Establezca una buena comunicación con su médico y con el personal de su consulta. Pregunte. Si hay algo que le preocupa o que no acaba de ver claro, coménteselo a una persona de confianza.

Las Vacunas durante el embarazo

vacunas-embarazoNada más conocer que su estado, aunque sea llegadas las 2 semanas de embarazo, es muy importante que tenga en cuenta las vacunas. Hay muchas vacunas que ayudan a prevenir determinadas enfermedades. Las vacunas le protegen de posibles infecciones. Se suelen administrar oralmente o inyectarse.

La mayoría de mujeres en edad de procrear de los países occidentales deberían ser inmunes al sarampión, las paperas, la rubéola, el tétanos y la difteria. Muchas personas que nacieron antes de 1957 se expusieron y contrajeron enfermedades como el sarampión, las paperas y la rubéola, por lo que pueden considerarse inmunes a estas enfermedades. Tienen anticuerpos y, por lo tanto, están protegidas. En lo que respecta a las mujeres que nacieron después de 1957, la situación a veces no es tan clara. Para saber si una persona es inmune al sarampión, es necesario hacerle un análisis de sangre. Es difícil diagnosticar la rubéola sin hacer un análisis de sangre, ya que hay muchas otras enfermedades que tienen síntomas similares. Para que una persona sea inmune a las paperas, es preciso que haya pasado la enfermedad o que se le haya administrado la vacuna pertinente.

La triple vírica (la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola) sólo se debe administrar a personas que están utilizando algún método de control de la natalidad. Después de ponerse esta vacuna, una mujer debe seguir utilizando métodos anticonceptivos.

Riesgo de exposición ante vacunas

riesgo-vacunas-durante-el-embarazoA la hora de decidir si debería o no ponerse determinada vacuna, es importante que evalúe su riesgo de exposición a esa enfermedad en concreto. Intente reducir sus probabilidades de exposición a las distintas enfermedades. Evite visitar áreas que se sabe están afectadas por determinadas enfermedades. Evite a las personas (generalmente niños) con enfermedades conocidas.

Es imposible evitar exponerse a todas las enfermedades. Si sabe que ha estado expuesta a determinada enfermedad o que no puede evitar exponerse a ella, deberá sopesar el riesgo de contraer la enfermedad y los efectos adversos potenciales de la vacuna. Así mismo, se debe evaluar la vacuna teniendo en cuenta su eficacia y las probabilidades de que provoque complicaciones durante el embarazo. Existe poca información sobre los efectos nocivos de las vacunas sobre el feto en proceso de desarrollo. En general, las vacunas que contienen células muertas son seguras.

La forma viva de la vacuna del sarampión no se debe inocular nunca a una mujer embarazada. La única vacuna que se puede administrar sin problemas durante el embarazo es la DPT. La triple vírica se debería administrar antes de la concepción o después del parto. Una mujer embarazada debería vacunarse contra la poliomielitis sólo si tiene un riesgo de exposición elevado; en tales casos, sólo se le debería inocular la forma inactiva del virus.

La rubéola durante el embarazo

Es una buena idea hacerse la prueba de la rubéola antes de quedarse embarazada, ya que, si se contrae durante el embarazo, puede provocar el aborto y/o malformaciones congénitas en el feto. Puesto que no existe ningún tratamiento conocido de esta enfermedad, el mejor enfoque es el preventivo. Si usted no es inmune a esta enfermedad, podrá ponerse la vacuna mientras utilice métodos de control de la natalidad fiables. No se le ocurra ponerse la vacuna poco antes de quedarse embarazada o durante el embarazo, pues podría exponer el feto al virus de la rubéola.