Datos destacados

Edad del Feto: 25 semanas

Tamaño del bebé: su bebé pesa poco menos de un kilo (unos 910 g), y su longitud de vértex a rabadilla es de unos 23 cm.

Tamaño de la madre: llegadas las 27 semanas de embarazo la parte superior de su útero se encuentra unos 6-7 cm por encima del ombligo, a casi 27 cm de la sínfisis púbica. Durante la segunda mitad del embarazo, su útero se dilatará aproximadamente 1 cm por semana. Si usted ha seguido una dieta nutritiva y equilibrada, probablemente habrá ganado en total entre 7,2 y 9,9 kg.

Situación de desarrollo del bebé: la llegada de la 27ª semana de embarazo marca el principio del tercer trimestre. Ya habrá escuchado el latido del corazón del bebé en varias visitas de control prenatal. Oír cómo late el corazón del bebé le tranquilizará.

Cuando se encuentre mal

doctor-embarazoEs posible que durante el embarazo tenga diarrea o contraiga alguna infección vírica, como, por ejemplo, una gripe. Estas enfermedades pueden despertarle dudas y preocupaciones, del tipo de:

  • ¿Qué puedo hacer si me encuentro mal?
  • ¿Qué medicamentos o tratamientos son aceptables?
  • Si me encuentro mal, ¿puedo seguir tomando el complejo vitamínico prenatal?
  • Si me encuentro mal y no puedo seguir la dieta habitual, ¿qué debería hacer?

Si se pone enferma durante el embarazo, no dude en llamar al médico para pedirle consejo sobre el plan de actuación. Él debería aconsejarle sobre los medicamentos que puede tomar. Aunque se trate de un simple catarro o una gripe, su médico debería saber cuándo está enferma, pues, si tuviera que tomar alguna medida adicional, él se lo indicaría.

¿Hay algo más que pueda hacer para encontrarse mejor? Sí, lo hay. Si usted tiene diarrea o una infección vírica, aumente el consumo de líquidos. Beba mucha agua, zumos de frutas y otros líquidos, como el caldo. Es posible que el hecho de seguir una dieta blanda (sin sólidos) le ayude a encontrarse mejor.

Abandonar su dieta habitual durante unos pocos días no le hará ningún daño a usted ni al bebé, pero tendrá que seguir bebiendo mucho líquido. Es posible que no tolere los sólidos y/o que le provoquen diarrea o algo peor. Los productos lácteos también suelen empeorar las diarreas. Si tiene diarrea durante más de 24 horas seguidas, llame a su médico, y pregúntele qué medicamentos para combatir la diarrea puede tomar durante el embarazo. No tome ningún medicamento sir: antes consultar al médico. Generalmente, las enfermedades de origen vírico que cursan con diarrea no duran más de unos pocos días. Tal vez tenga que quedarse en casa o guardar cama hasta que se encuentre mejor.

Señales de alarma durante el embarazo

problemas-durante-el-embarazoLlegando a las 27 semanas de embarazo, a muchas mujeres les preocupa la posibilidad de que les suceda algo importante o grave durante el embarazo sin que ellas se den cuenta de la gravedad del asunto. La mayoría de las mujeres tienen pocos problemas o ninguno en absoluto durante el embarazo.

Si a usted le preocupa este tipo de cuestiones, lea la siguiente lista sobre los principales síntomas de alarma durante el embarazo. Llame a su médico si presenta cualquiera de ellos:

  • Pérdida de sangre por la vagina
  • Cara o dedos muy hinchados
  • Dolor abdominal intenso
  • Pérdida de líquido por la vagina, generalmente un chorro, pero a veces en forma de goteo o humedad continua
  • Cambio importante en los movimientos del bebé o ausencia de movimiento
  • Fiebre alta (más de 38,7° C) o escalofríos
  • Vómitos intensos o incapacidad para retener los alimentos o líquidos ingeridos
  • Visión borrosa
  • Micciones dolorosas
  • Dolor de cabeza persistente o muy fuerte
  • Un accidente, como una caída o un accidente de tráfico, que le haga temer por la salud del bebé.

 

Una forma de conocer a su médico es pedirle su opinión sobre lo que a usted le preocupa. Cuando hable con él, no le dé vergüenza hacerle ninguna pregunta. Cuanto más sencillo de solucionar sea el problema que le plantee, más probabilidades habrá de que se lo resuelva. Si el problema es complejo, es posible que su médico derive su caso a un perinatólogo, un obstetra especializado en embarazos de alto riesgo.

Si tiene que consultar a un perinatólogo, es posible que tenga que dar a luz en un hospital distinto al que tenía programado. Esto se debe a que no todos los hospitales tienen las mismas prestaciones y servicios, y no todos disponen de pruebas especializadas para los recién nacidos.

En caso de Apendicitis

La apendicitis se puede dar en cualquier momento, incluso durante el embarazo. El embarazo puede dificultar el diagnóstico de este trastorno, ya que algunos de sus síntomas, como las náuseas y los vómitos, coinciden con los de un embarazo normal. El diagnóstico también se complica porque, cuando el útero aumenta de volumen, el apéndice se desplaza hacia arriba y hacia fuera, por lo que el dolor se localiza en un lugar distinto del habitual.

El tratamiento de la apendicitis aguda es la cirugía inmediata. Se trata de una intervención quirúrgica que implica practicar una escisión de entre 7,5 y 10 cm en el abdomen, y requiere varios días de hospitalización. En algunos casos, se opera mediante laparoscopia, que permite practicar incisiones menores. No obstante, la laparoscopia resulta más difícil de realizar durante el embarazo debido al mayor tamaño del útero.

Cuando un apéndice infectado se perfora, pueden surgir complicaciones graves. La mayoría de los médicos coinciden en que es mejor extirpar un apéndice “normal” que arriesgarse a que el paciente contraiga una infección en la cavidad abdominal, en el caso de que el apéndice llegara a perforarse. En los casos de apendicitis aguda, se administran antibióticos, muchos de los cuales son seguros durante el embarazo.

Un consejo sobre la alimentación

¿Hacer régimen durante el embarazo?

No debe someterse a un régimen de adelgazamiento durante el embarazo. Durante esta etapa, usted debería ganar peso; si no lo hace, pude ser perjudicial para el bebé. Si usted empieza el embarazo con un peso normal, lo esperable es que gane entre 11 y 16 kg durante el embarazo. Además, su aumento de peso permitirá que su médico se haga una idea sobre su bienestar y el bienestar del bebé. El embarazo no es un buen momento para experimentar con varias dietas y regímenes ni para restringir el consumo de calorías. De todos modos, eso no significa que pueda comer todo lo que le apetezca cuando le apetezca. Practicar ejercicio y seguir un plan dietético nutritivo y equilibrado, excluyendo la “comida basura”, le ayudarán a controlar el peso. Sea sensata a la hora de elegir los alimentos. Es cierto que ahora está comiendo para dos, pero debe hacerlo con sentido común.