Datos destacados

Edad del Feto: 27 semanas

Tamaño del bebé: llegando a la semana 30 de embarazo, su bebé pesa más o menos 1,35 kg, su longitud de vértex a rabadilla supera ligeramente los 27 cm, y su estatura total es de unos 38 cm.

Tamaño de la madre: en estas 30 Semanas de Embarazo, La parte superior de su útero se encuentra unos 10 cm más arriba que el ombligo, a unos 30 cm de la sínfisis púbica.

Situación de desarrollo del bebé llegadas las 30 semanas de embarazo: aunque se faciliten medidas promedio para que usted pueda hacerse una idea del tamaño que debe tener su bebé en cada momento, sólo son promedios; los bebés presentan una gran variabilidad en peso y tamaño. Se han identificado una serie de factores interesantes relacionados con el peso natal:

Ecografías y seguridad

Muchas mujeres se preguntan por la seguridad de las ecografías. La mayoría de investigadores médicos coinciden en que no suponen ningún riesgo significativo para el feto. Los investigadores han intentado identificar problemas potenciales sin encontrar ninguna prueba de que las ecografías provoquen alguno. La ecografía es una herramienta sumamente útil para diagnosticar problemas y responder a algunas preguntas importantes durante el embarazo. La información que proporcionan las ecografías puede servir para tranquilizar tanto al médico como a la futura madre.

Si el médico le aconseja que se haga una ecografía y usted tiene alguna duda o preocupación al respecto, coménteselas. Aunque haya alcanzado las 30 semanas de embarazo, su médico tendrá un motivo justificado para solicitar esa prueba, que podría estar relacionado con el bienestar del bebé.

Las vitaminas durante el embarazo

Entre las vitaminas más importantes que necesitará durante el embarazo se incluyen la A, las B y la E. Examinemos, pues, cada una de estas vitaminas y cómo pueden ayudarle durante el embarazo.

Vitamina A: es esencial para la reproducción humana. Afortunadamente las deficiencias en vitamina A en los países occidentales son poco frecuentes. Lo que hoy en día sí representa un motivo de preocupación es el uso excesivo de esta vitamina antes de la concepción y durante las primeras etapas del embarazo. (Esto se refiere sólo a las formas de vitamina A tipo retinol, que generalmente se obtienen de aceites procedentes del pescado. La forma tipo beta-caroteno, de origen vegetal, se cree que es segura.)

La cantidad diaria de vitamina

A recomendada para una mujer en edad reproductora es de 2.700 IU. La dosis máxima es de 5.000 IU.

El embarazo no modifica estas recomendaciones, bien esté el la 1ª como en la 30ª semana de embarazo. Probablemente usted obtendrá toda la vitamina A que necesita de los alimentos, por lo que no debería tomar ningún suplemento adicional de esta vitamina durante el embarazo

Vitamina B: las formas que son importantes durante el embarazo son las vitaminas B6, Bg (ácido fólico) y B12. Estas vitaminas influyen sobre el desarrollo del sistema nervioso del feto y sobre la formación de las células sanguíneas. Si no ingiere suficiente vitamina B12 durante el embarazo, podría desarrollar una anemia. Entre los alimentos ricos en vitamina B se incluyen la leche, los huevos, el tempeh, los plátanos, las patatas, la col, el aguacate y el arroz integral.

Vitamina E: ésta es una vitamina importante durante el embarazo porque ayuda a metabolizar las grasas y a fabricar los músculos y los glóbulos rojos. Generalmente la gente que come carne incorpora una cantidad suficiente de esta vitamina a través de la dieta, pero los vegetarianos y las mujeres embarazadas que no toleran la carne lo tienen algo más difícil. Entre los alimentos ricos en vitamina E se incluyen el aceite de oliva, el germen de trigo, las espinacas y la fruta deshidratada. Tal vez le interese hablar con su médico para saber si colma el 100% de la CDR (Cantidad Diaria Recomendada) de vitamina E.

Sea precavida con cualquier sustancia que consuma durante el embarazo. Si tiene alguna duda, consulte a su médico.

Consejos sobre la alimentación: las infusiones

Muchas mujeres preguntan si es seguro tomar infusiones durante el embarazo, pues han oído que algunas infusiones son beneficiosas para el embarazo. Muchas infusiones son seguras durante el embarazo, pero otras no lo son. Entre las infusiones que se pueden tomar sin problemas durante el embarazo se incluyen la manzanilla, el diente de león, la raíz de jengibre, las hojas de ortiga, la hierba buena (o menta piperina) y la frambuesa. En el próximo recuadro se exponen sus propiedades.

Durante el embarazo no debería tomar algunas infusiones, pues los estudios indican que pueden ser perjudiciales. Entre las infusiones que se han de evitar se incluyen: el caulófilo, la raíz de culebra negra o cimicifuga, las hojas de poleo, la miel en rama, la cúrcuma canadiense, la matricaria, la zaragotana, la artemisa, la consuelda, la uña de caballo, el enebro, la ruda, el tanaceto, la corteza de algodonero, grandes cantidades de salvia, el sen, la cáscara sagrada, el arraclán, el helecho, el olmo norteamericano y squawvine.

Las infusiones y sus efectos beneficiosos:

  • Diente de león: disminuye la hinchazón y mitiga las molestias estomacales
  • Frambuesa: reduce las náuseas y favorece el equilibrio hormonal
  • Hierbabuena: reduce el meteorismo y las molestias estomacales
  • Hojas de ortiga:  rica en hierro, calcio y otras vitaminas y minerales
  • Manzanilla: favorece la digestión
  • Raíz de jengibre: reduce las náuseas y la congestión nasal