Datos destacados

Edad del Feto: 32 semanas

Tamaño del bebé: El bebé habrá alcanzado los 2,3 kg aproximadamente, su longitud de vértex a rabadilla será de unos 32 cm y su estatura total alcanzará los 44 cm.

Tamaño de la madre: la parte superior de su útero se sitúa a unos 34 cm de la sínfisis púbica, unos 14 cm por encima del ombligo. Si estas medidas no coinciden con usted o con futuras madres a las que haya consultado no se apure, lo importante de esta última etapa del embarazo es que vaya ganando peso de forma progresiva, ya que esto significa que el bebé poco a poco va creciendo con normalidad dentro de su útero para finalizar su crecimiento óptimo antes del parto.

Pruebas prenatales

Uno de los mayores miedos a los que se enfrenta una mujer embarazada es a la de saber si su bebé nacerá completamente sano. Es por ello que a lo largo del embarazo su médico le realizará numerosas pruebas prenatales que identificarán la salud del feto dentro del útero y podrán localizar posibles problemas del bebé.

Ecografía y monitorización fetal

La ecografía es una de las pruebas más comunes y repetidas que se realizan a todas las futuras madres. Esta prueba permite ver al niño dentro del útero y detecta posibles malformaciones, así como problemas en el desarrollo de los órganos del feto que pueden indicar graves problemas en el embarazo. Otra prueba que puede determinar la salud del bebé es la monitorización fetal, una prueba que consiste en generar pequeñas contracciones que proporcionan información sobre cómo sobrellevará el estrés al que se someterá el bebé en el momento del parto. Durante esta prueba se analiza los latidos del corazón para identificar posibles arritmias que pueden ser evitadas por métodos de nacimientos tales como por ejemplo la cesárea.

Esta prueba, que en inqlés se denomina nonstress test, se practica en la consulta del médico o en el área de partos del hospital. Mientras la madre está estirada, se le coloca un monitor fetal. Cada vez que la mujer nota que el bebé se mueve, aprieta un botón que marca una línea en el papel que va imprimiendo el monitor. Éste, además, va registrando la frecuencia cardíaca del feto.

Cuando el bebé se mueve, su frecuencia cardíaca se suele acelerar. Los médicos utilizan estos datos para evaluar cómo está tolerando el bebé la vida intrauterina. Con ello, decidirán si conviene o no tomar alguna medida especial.

Perfil biofísico

Esta prueba suele realizarse cuando hay una sospecha de que la salud del bebé no se desarrolla bien, o cuando hay antecedentes familiares de malformaciones o problemas fetales severos. También suele llevarse a cabo en madres que han salido de cuentas. En el perfil biofísico consiste en una serie de pruebas que se irán puntuando para detectar la salud general del pequeño. Las áreas que se analizan son:

  • movimientos respiratorios
  • movimientos corporales
  • tono muscular
  • cantidad de líquido amniótico
  • frecuencia cardíaca reactiva (prueba del estrés)

A lo largo de estas distintas pruebas el médico evalúa cómo respira el bebé. si su movimiento dentro del útero es normal o por el contrario apenas detecta movimiento, la masa muscular a través del movimiento de brazos y piernas, el volumen de líquido amniótico y la monitorización de la frecuencia cardiaca del niño en distintas situaciones. Cada una de estas áreas se puntúa con un 2, en caso de que los resultados de la prueba seas normales, 1, si se percibe algún pequeño problema, y 0, que determina claramente anomalías en el bebé. Sumando todo los resultados se obtiene la puntuación total.

34-semanas-de-embarazoUna puntuación general baja indica que la salud del niño sufre problemas que deben considerarse. en este caso suele ser conveniente provocar el parto de forma inmediata. Si los resultados son son nota media, lo normal es repetir todas las pruebas para mejorar el diagnóstico y tomar una decisión. Todo depende del perfil obtenido y las características del embarazo.

En general la prueba del perfil biofísico puede ayudar a evaluar la salud de un feto con retraso de crecimiento intrauterino, el embarazo de una madre con diabetes, el desarrollo de un bebé que apenas se mueve, un embarazo de alto riesgo o la salud del bebé en madres que hayan salido de cuentas.  Esta prueba siempre se realiza junto con ecografías, ya que son las que mejor imagen pueden dar del pequeño.