Datos destacados

Edad del Feto: 5 semanas

Tamaño del bebé: de 4-5 mm (al inicio de la semana) a 11-13 mm (al final de la semana).

Tamaño de la madre: pasadas las 7 semanas de embarazo es probable que usted se note algo de tensión en la zona abdominal, cadera o piernas. No obstante, a simple vista no se suelen notar los cambios corporales. Piense que los cambios en su cuerpo se están produciendo de forma gradual. Nadie le notará que está embarazada, a menos que se lo indique usted misma. Aunque esté empezando a engordar por todo el cuerpo, probablemente no haya ganado más que un par de kilos. No obstante, ya queda poco tiempo para que pueda mostrar cambios evidentes a sus familiares y amigos.

Situación de desarrollo: ya lleva 7 semanas de embarazo, así que durante esta etapa su bebé de desarrollará rápidamente, duplicando su tamaño. De los 4-5 milímetros de longitud (desde el vértex hasta la rabadilla) pasará a duplicar su tamaño, con 11 o 13 mm. Empieza a distinguirse piernas, brazos y cabeza, además de iniciarse la formación de ojos, nariz y órganos vitales como los intestinos.

Empiezan a definirse las extremidades

En esta etapa, la protuberancia de los brazos han crecido y se han dividido en dos segmentos: llegadas las 7 semanas de embarazo la parte de la mano y la del hombro y brazo se segmentan y comienzan a definirse. Aunque no estén del todo desarrollados, en los pies y manos se vislumbra una líneas que, más adelante, se convertirán en dedos. También las piernas se empiezan a formar a modo de pequeños brotes.

Órganos principales

En cuanto a los órganos principales, podemos destacar los pulmones, que ya presentan los conductos por donde transcurre el aire, los denominados bronquios primarios. En la 7º semana de embarazo los hemisferios cerebrales también inician su crecimiento, así como el desarrollo de orificios nasales y ojos. El corazón es lo que más destaca, sobresaliendo con respecto al resto del cuerpo, el cual ya dispone de dos cámaras.

Sensibilidad al Rh

7-semana-del-embarazoEn el análisis de sangre que le practican al principio del embarazo le determina el grupo sanguíneo y el factor Rh. Tanto el grupo sanguíneo (que puede ser O, A, B o AB) como el factor Rh son dos datos importantes. Antes, una mujer que fuera Rh-negativo y llevara en su vientre a un bebé Rh-positivo se enfrentaba a un embarazo complicado  y se exponía a dar a luz a un bebé muy enfermo.

Su sangre está separada de la sangre de su bebé. Si usted es Rh-positivo no tiene que preocuparse por nada de esto, pero si es Rh negativo, conviene que esté bien informada. Si usted es Rh-negativo y su bebé es Rh-positivo, o si en el pasado le hicieron una transfusión de sangre o le administraron algún producto derivado de la sangre¡ existe el riesgo de que usted se sensibilice al Rh o se isoinmunize. Si usted está isoinrnunizada, significa que fabrica anticuerpos que circulan por su organismo, que a usted no le harán ningún daño¡ pero que pueden atacar a la sangre Rh-positivo del bebé.

Esto puede desencadenar una enfermedad en la sangre del feto o del recién nacido. El feto podría volverse anémico mientras está dentro del útero, lo que podría ser muy grave.

Afortunadamente esta reacción se puede evitar. La administración de RhoGAM® (un preparado de inmunoglobulina RhoD) ha evitado muchos problemas. Se administra cuando la madre está de 28 semanas para impedir que se isoinmunice antes del parto. Hoy en día hay muy pocas mujeres sensibilizadas. Si usted es Rh-negativo y está sensibilizada, deberían administrarle una inyección de RhoGAM®. RhoGAM® es un producto que se extrae de la sangre humana.

Si usted no quiere utilizar productos derivados de la sangre por motivos religiosos, éticos o personales, hable con su médico y/o con su sacerdote. La inyección de RhoGAM® se repite 72 horas después del parto, en el caso de que el bebé sea Rh-positivo. En el caso de que sea Rh-negativo no hará falta que le vuelvan a poner la inyección. De hecho, tampoco habría sido necesario ponerle la primera inyección, pero es mejor no arriesgarse e inyectar RhoGAM® a todas las mujeres embarazadas que sean Rh-negativo.

Si usted es Rh-negativo y tiene un embarazo ectópico o un aborto, también deberían inyectarle RhoGAM®. Si le practican una amniocentesis durante el embarazo siendo Rh-negativo, también deberían ponerle la inyección.