Aunque bien es cierto que una mujer embarazada no puede desarrollar cualquier tipo de empleo, en especial trabajos que requieran un alto desgaste físico, esperar un bebé no imposibilita que la futura mamá pueda continuar trabajando y ganando un salario que seguro que necesita más que nunca con la llegada del nuevo miembro de la familia.

Las mujeres que ya dispongan de un empleo en el momento en que conozcan la noticia de su recién estrenado embarazo, deben saber que tienen una serie de derechos laborales que facilitan su nueva situación familiar para que puedan conciliar su profesión con su maternidad.

Si por el contrario, la futura madre carece de un empleo, no debe caer en el pesimismo de pensar que nadie contratará a una mujer en estado. Por fortuna, existen muchas oportunidades de trabajo para mujeres embarazadas, en especial, trabajos desde casa que permiten obtener un salario mientras se prepara la llegada del bebé.

Trabajos desde casa

Realizar manualidades para empresas que se dediquen a vender productos artesanales por ferias y mercados alternativos, como por ejemplo, velas, llaveros, collares, bolígrafos… Muchas de estas empresas se encargan de enviar a casa de la solicitante el materia necesario para realizar el producto y pagan por unidad finalizada.

trabajo-para-embarazadasConvertirse en redactora de contenido online para blogs y páginas de noticias. Cada vez hay más empresas que subcontratan a personas que se encarguen de escribir artículos para sus empresas con el fin de aumentar el volumen de url de su página web y mejorar el posicionamiento natural en los buscadores y obtener mayores ingresos por publicidad en banners.

Trabajar de Atención al Cliente Virtual. Muchas empresas han optado por subcontratar servicios de Call Center para llamadas de atención al cliente o ventas telefónicas de productos de la compañía. El único requisito necesario es el de tener una aptitud positiva, dotes en ventas y sobre todo mucha, pero que mucha paciencia.

Convertirse en un tutor online. Gracias a Internet ya no es necesario que para asistir a un curso tengamos que desplazarnos a ninguna academia. Por medio de plataformas virtuales, cada vez hay más personas que optan por dar clases online desde sus casas. Existen empresas que contratan a profesoras para impartir clases online desde sus casas. Uno de los requisitos, es disponer de una titulación que verifique que estás capacitada para impartir dichas lecciones.

Traductores de textos. Si sabes varios idiomas de forma nativa, una de las opciones que puede interesar a la futura madre es la de cobrar por traducir textos o archivos de audio. Por regla general estas empresas pagan por número de palabras, y un sueldo medio trabajando una media de 20 horas al mes durante 8 horas al día puede superar los 1,500 euros mensuales.

Abrir una tienda online. Vender a través de Internet puede ser una excelente manera de crear un negocio con una inversión mínima. Para ello es necesario contactar con un proveedor de servicios que se encargue de enviar ellos mismos los productos en el momento en que se realice el pedido. Una buena opción para evitar quebraderos de cabeza es la de abrir una franquicia online, ya que estas empresas disponen de asesores que te ayudarán a montar tu negocio y sacarle el mejor rendimiento.

Derechos laborales por maternidad

Las futuras mamás disponen de una amplia variedad de derechos laborales relacionados con la maternidad. Antes, despues y durante el embarazo, la madre podrá exigir en su puesto de trabajo diversas ayudas estipuladas de forma universal, tales como la baja por maternidad, el subsidio maternal, permisos de lactancia o reducción de jornada laboral. Sin embargo, los beneficios que mencionamos pueden variar según la situación familiar, el estado y edad de la mujer embarazada, su situación laboral y la cotización que haya contribuido a la seguridad social.

Aunque quedarse embarazada es una de las cosas más bonitas que le puede suceder a una mujer, lo cierto es, que si la noticia llega por sorpresa muchas mujeres pueden caer en pánico y pensar: “Y ahora ¿qué hago?”. Además de las millones de incógnitas que se le presentan a la futura mamá en materia de salud, otros de los temas que mayor quebraderos de cabeza provoca es cómo combinar la nueva situación con el puesto laboral.

Trabajo y embarazado son dos conceptos que es necesario normalizar. Por desgracia, todavía existen numerosos ejemplos de mujeres que pierden su empleo por anunciar su futura maternidad o que ven como son relegadas a posiciones laborales con poca responsabilidad (y salario) sufriendo, para más INRI, el rechazo de muchos de sus colegas de profesión que ven la maternidad como una excusa para poder reducir y escoger horarios. Es necesario que la futura madre sepa que existen permisos y derechos que puede (y debe) exigir en su puesto de trabajo tanto durante sus meses de gestación como después del parto.

Baja por Maternidad

baja-maternidadToda mujer puede disfrutar de un periodo de descanso maternal ininterrumpido de 16 semanas. La madre es libre de escoger el periodo en el que desea disfrutarlo siempre y cuando 6 de las 16 semanas sean las posteriores al parto. De esta forma, una embarazada puede acogerse a este derecho en su séptimo mes de gestación y empezar a contabilizar desde ese preciso momento. En el caso de un parto múltiple, por ejemplo de gemelos o trillizos, la madre tiene derecho a aumentar su baja laboral 2 semanas más por cada hijo a partir del segundo.

Otra opción a la que puede acogerse la futura madre es al abaja maternal a tiempo parcial. Esta modalidad permite a las mujeres tomar 6 semanas de baja tras el parto a tiempo completo, y las 10 semanas restantes a tiempo parcial convirtiéndolas en 20 semanas de permiso. Además, es necesario saber que la mujer tiene el derecho a parte de disfrutar de sus vacaciones de forma independiente a su baja por maternidad. De esta manera, si las vacaciones coinciden con el permiso, la madre podrá disfrutarlo al terminar sus 16 semanas de baja, incluso habiendo acabado el año natural al que correspondían.

Sin embargo, no todas las madres trabajadoras pueden acceder a una baja por maternidad de igual forma. La edad de la madre influye, y mucho, en las condiciones para poder acogerse a este derecho. Las futuras mamás menores de 21 años que trabajen pueden disfrutar de este periodo tranquilamente, pero, si la mujer tiene entre 21 y 26 años será necesario haber cotizado un mínimo de 90 días a la Seguridad Social en los siete años previos a la fecha del parto. Si la madre es mayor de 26, ese tiempo se amplía hasta los 180 días.

En el caso de las mujeres que trabajen de forma autónoma, estas también pueden beneficiarse de este derecho laboral, siempre y cuando tengan todos los pagos en orden y hayan cotizado un mínimo de tiempo.

Subsidio por Maternidad

Las mujeres que no puedan acogerse a este permiso laboral por estar desempleadas y no tener el suficiente tiempo cotizado, pueden acogerse a una ayuda equivalente al 100 por 100 del indicador público de renta de efectos múltiples (IPREM) y puede cobrarse en los 42 días naturales después de haber dado a luz. Sin embargo este periodo se incrementará en los siguientes casos.

  • Nacimiento de hijo en una familia numerosa o en la que, con tal motivo, adquiera dicha condición.
  • Nacimiento de hijo en una familia monoparental.
  • Parto múltiple.
  • Cuando la madre o el hijo estén afectados de discapacidad en un grado igual o superior al 65%.

 

embarazada-en-el-trabajo 

Permiso de Lactancia

El permiso por lactancia es un derecho que tiene toda trabajadora que forma parte del personal en una empresa público o privada. Este derecho establece que las madres pueden ausentarse una hora diaria de su puesto de trabajo para la lactancia del menor hasta que éste cumpla nueve meses. El empresario y la nueva madre pueden llegar a un acuerdo y fraccionar ese tiempo en 2, media hora antes de entrara a trabajar, y media hora antes de terminar la jornada. En este punto es importante señalar que este tiempo se añade a la hora normal que todo trabajador tiene de refrigerio.

Existen cuatro tipos distintos de permisos de lactancia según convenios:

  • Convenio que no añade al art. 34.7 del Estatuto de Trabajadores.
  • Convenio que no añade el derecho a la acumulación sin acuerdo, pero sí indica el número de días.
  • Convenio que añade el derecho a la acumulación sin acuerdo el número de días  o la forma de poder calcularlos.
  • Convenio que añade el derecho a la acumulación sin acuerdo y no indica el número de días

derechos-laborales-de-las-embarazadasHay que tener en cuenta que en principio no se puede reducir el salario a ninguna trabajadora que esté disfrutando de su permiso de lactancia, sin embargo, si la empresa permite el derecho a la acumulación de horas de permiso, es probable que haya una reducción salarial o que obligue a la trabajadora a recuperar horas en forma de horas extras.

Otra de las cuestiones que plantea el periodo de lactancia es si lo pueden solicitar madres que no estén amamantando de forma natural a su hijo sino que lo alimenten mediante biberón. La respuesta en un SÍ rotundo. No importa el método que la madre utilice para el periodo de lactancia de su hijo, tiene derecho a disfrutar de ese periodo igual que cualquier madre.

Reducción de Jornada

Este derecho laboral puede disfrutarlo tanto la madre como el padre de un niño menor de ocho años. Esta reducción de laboral puede ser como mínimo una octava parte del total de la jornada y como máximo la mitad. Además, los padres del menor tienen derecho a escoger el turno y el tiempo que desean llevar a cabo el permiso, siempre y cuando, avisen con 15 días antes de su reincorporación al trabajo tras haber disfrutado de su baja por maternidad.

Como es lógico, esta reducción de jornada lleva consigo una disminución proporcional del salario, sin embargo, las cotizaciones realizadas durante los primeros años de la reducción laboral se computarán incrementadas hasta el 100% de lo que hubiera cotizado a jornada completa de cara a futuras prestaciones de la Seguridad Social, como por ejemplo la jubilación.