Aunque no sientas grandes cambios físicos, tu embarazo acaba de empezar y en tu interior están pasando un sin fin de cosas. Es importante que desde la semana 1 de embarazo conozcas los detalles previos al desarrollo del feto.

Desarrollo del Bebé

Fecundación del óvulo

Cuando un espermatozoide entra en contacto con el óvulo y haya perdido su cola, su cabeza se adhiere a la superficie del óvulo, y las membranas de ambas células se unen. El óvulo reacciona ante el contacto del espermatozoide, introduciendo cambios en su capa externa, para que no pueda entrar ningún otro espermatozoide.

La combinación cromosómica

desarrollo-fetalEn cuanto el espermatozoide penetra en el interior del óvulo y pierde su cola, su cabeza aumenta de tamaño recibiendo el nombre de pronúcleo masculino. En el caso del óvulo obtiene el nombre de pronúcleo femenino. Los cromosomas de ambos pronúcleos se mezclan recombinando una amplia variedad de unidades de información que identifican los rasgos de ambos progenitores. En otras palabras, la información que contienen nuestros cromosomas (lo que nos confiere características particulares) es el resultado de la combinación de información cromosómica de los padres. El ser humano consta de 46 cromosomas, 23 de los cuales es aportado por cada uno de los progenitores.

Inicio del desarrollo embrionario

El cigoto (conjunto de células en proceso de desarrollo) se desplaza e lo largo de la trompa de falopio en dirección al útero mientras se sigue dividiendo, formando los denominados Blastómeros. A medida que los Blastómeros se dividen, se va formando una masa circular de células denominada mórula. La acumulación progresiva de fluido en el interior de la mórula provoca la formación de blastocito, que se desplazará durante la semana siguiente a lo largo de la trompa de Falopio hasta llegar a la cavidad uterina. Aproximadamente una semana después de la fecundación, las células echan raíces en las paredes del útero.