Depilación Láser durante el embarazo

publicado en: Sin categoría | 0

Crecimiento de bello durante el embarazo

Todas lo notan cuando están en ese feliz momento rodeado de sorpresas. Cuando estás embarazada, tu cuerpo está inundado de hormonas. Los niveles más altos de estrógenos y andrógenos pueden hacer que el bello corporal crezca en lugares recónditos donde nunca antes apareció, o en aquellas áreas que antes tenías que depilarte de manera constante. Esto ocurre sobre todo en el tercer trimestre del embarazo.

¿Qué efecto tienen las hormonas del embarazo?

Las hormonas del embarazo retrasan la fase de “caída”, lo que podría ser la razón por la que te notas un cabello más grueso y lleno. Tu cuerpo simplemente no está soltando la cantidad habitual de cabello. Si bien puede resultarte frustrante, realmente es una parte normal del embarazo. Los cambios hormonales causan un aumento en el crecimiento del cabello y generalmente aparece en los lugares donde menos se lo quiere: su cara, abdomen e incluso sus senos.

¿Es segura la depilación láser durante el embarazo?

Antes de hablar sobre seguridad, es imprescindible comprender la mecánica de la depilación láser. El cabello se erradica cuando un rayo láser penetra en la piel para apuntar al folículo. Se ha demostrado clínicamente que el rayo láser no penetraría la piel lo suficiente como para causar daño al feto o a la mujer embarazada.

Si bien la depilación láser y todos los procedimientos láser aprobados por la FDA Estadounidense (Administración de Alimentos y Medicamentos) se han considerado seguros, no se han realizado suficientes estudios sobre cómo se ven afectadas las mujeres embarazadas. Esta falta de información lleva a los médicos una respuesta corta: NO es aconsejable depilarse con láser durante el embarazo. Cualquier duda que tengas, puedes preguntar en tu clínica de depilación láser de confianza, donde te explicarán cuales son los mejores procesos de depilación durante tu embarazo.

¿Qué alternativas tengo a la depilación láser?

Los métodos temporales como el afeitado, la depilación con cera, el enhebrado y las pinzas generalmente se consideran seguros durante el embarazo. A medida que cambia la forma y el tamaño de su cuerpo, es posible que necesite ayuda para llegar a algunas áreas para eliminar el vello no deseado. Por su puesto, según la zona y las dudas que tenga, también te recomendamos acercarte a una clínica de depilación láser, donde te puedan explicar con todo lujo de detalles.

Para trabajos pequeños de depilación, como dar forma a las cejas de oruga, eliminar los molestos cabellos de la barbilla, limpiar los pelos de bigote sueltos y eliminar el cabello ocasional del pezón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *