La hidrocefalia en el embarazo

publicado en: Sin categoría | 0

El cerebro se sigue desarrollando y organizando. El plexo coroideo fabrica líquido cefalorraquídeo, que circula por el interior del cerebro y de la médula espinal. Este líquido debería circular sin restricciones. Si se bloquea algún punto del canal por el que circula y no puede fluir, se puede desarrollar una hidrocefalia (acumulación de agua en el cerebro). La hidrocefalia en bebés provoca un engrosamiento de la cabeza. Se da en uno de cada 2.000 bebés y es la causa de aproximadamente el 12% de todas las malformaciones congénitas.

La hidrocefalia en bebés se suele asociar a espina bífida y se da en el 33% de estos casos. A veces también se asocia a meningomielocele y a onfalocele (hernias en la columna vertebral y el ombligo). Se pueden acumular entre 500 y 1.500 mi de líquido cefalorraquídeo, pero se han encontrado casos en que se ha acumulado mucho más. Lo más preocupante es que el líquido comprime el tejido cerebral.

¿Cómo detectar la hidrocefalia en bebés?

bebe-hidrocefalia

La mejor forma de diagnosticar este problema es mediante ecografías, que permiten detectar la hidrocefalia a partir de la semana 19. En contadas ocasiones, la hidrocefalia se detecta en exploraciones rutinarias, palpando el útero.

Tratamientos ante casos de hidrocefalia

En el pasado no se podía hacer nada para tratar la hidrocefalia antes del parto. Hoy en día, en algunos casos se aplica la terapia intrauterino: tratamiento cuando el feto está todavía en el útero. Hay dos formas de tratar la hidrocefalia dentro del útero. Una consiste en perforar el abdomen de la madre con una aguja realizando una punción en el área del cerebro del feto donde se acumula el líquido. Al extraer parte del líquido acumulado, se reduce la presión ejercida sobre el cerebro. La otra consiste en colocar un tubo en el área donde se acumula el líquido, dejándolo allí para que vaya drenando el líquido constantemente.

La hidrocefalia es un problema de alto riesgo. Los procedimientos que acabamos de describir son muy especializados y debe aplicarlos alguien con una dilatada experiencia en el uso de la moderna tecnología médica. Si le diagnostican este problema, debería consultar a un perinatólogo especializado en embarazos de alto riesgo.

El sistema nervioso del bebé

El sistema nervioso del embrión (integrado por el cerebro y otras estructuras como la médula espinal) se empieza a formar tan pronto como en la cuarta semana de embarazo, momento en que se empieza a desarrollar la lámina neural. En la sexta semana de embarazo, ya se han establecido las principales divisiones del sistema nervioso central.

Estas divisiones consisten en el cerebro anterior, el cerebro medio, el cerebro posterior y la médula espinal. En la séptima semana el cerebro anterior se divide en dos mitades, que se convertirán en los dos hemisferios cerebrales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *