Motivos del fracaso escolar

publicado en: Problemas Escolares | 0

El fracaso escolar es un problema que preocupa tanto a padres como educadores. Se considera que un joven padece fracaso escolar cuando no ha alcanzado los niveles básicos de conocimiento que corresponden a su edad y desarrollo. Los motivos son múltiples y desconocer la raíz principal que los provoca puede generar altos niveles de ansiedad en los jóvenes, y lo que es peor aun, una caída del autoestima que derive en abandono escolar prematuro.

Factores del Fracaso Escolar

Por tal motivo, es importantísimo que los padres y educadores sepan identificar los principales factores que influyen en el bajo rendimiento escolar de los niños. Podemos dividir las causas principales que provocan el fracaso escolar en los jóvenes en tres grandes categorías:

Problemas Psicológicos

  • Baja autoestima académica
  • Falta de afecto por parte de los padres
  • Problemas relacionados con el bullying
  • Falta de atención profesional

Problemas pedagógicos

  • Problemas de atención y concentración.
  • No saber organizarse a la hora de estudiar o de hacer las tareas.
  • Falta de un hábito de estudio
  • No usar técnicas de aprendizaje.
  • Programas de estudios inadecuados.
  • Una educación masificada.

Problemas físicos

  • Hiperactividad
  • Dislexia
  • Problemas de visión con una diagnóstico tardío.
  • Falta de memoria.
  • Enfermedades que provocan cansancio crónico
  • Trsatornos del sueño

Soluciones al fracaso escolar

No existe ninguna receta para conseguir que un joven mejore sus calificaciones, ya que cada caso tienen sus circunstancias y características particulares, sin embargo, existen ciertos métodos que pueden ayudar a padres y tutores a mejorar el rendimiento y la autoestima del estudiante. A continuación le ofrecemos una serie de consejos a tener en cuenta:

  • Intervenga en las labores escolares de su hijo. Es de vital importancia que los padres se involucren en los estudios y las tareas del menor. Pregúntele cada día por sus deberes y ofrezca su ayuda por si fuera necesario.
  • Ayude a crear hábitos de estudio. Está demostrado que los menores se concentran mejor si tienen una rutina de trabajo habitual. Obligue al joven a estudiar cada día durante un periodo de tiempo antes, por ejemplo, de ir a jugar con sus amigos o encender el ordenador.
  • Cree una buena zona de estudio. Asegúrese que el lugar donde trabajan los niños es un espacio con buena iluminación que cuenta con una mesa despejada y libre de cualquier tipo de aparato que distraiga su atención.
  • Mantenga un contacto constante con el profesorado del estudiante para conocer su evolución y que le ayuden a detectar problemas puntuales a los que se debe poner especial atención, como por ejemplo, problemas con las asignaturas que requieren más memoria, o con aquellas donde la lógica cuenta con un papel principal.
  • Motive al estudiante. Refuerce positivamente los éxitos académicos del menor. Esto no quiere decir que se deba premiar al joven cada vez que cumpla con su obligación, pero si demostrarle el orgullo que para usted significa sus buenas calificaciones.
  • Estimule sus intereses. Procure que el joven le vea leer por casa para que pueda copiar este hábito. En sus días libres, acuda a exposiciones o museos que puedan ser de interés para el joven y despierten su curiosidad intelectual.
  • No agobie ni acose al joven con los resultados. Conseguir que un estudiante mejore sus calificaciones y se sienta atraído y estimulado por el conocimiento y el saber, no es una tarea que se logre a corto plazo. Es necesario un trabajo constante, por eso, vaya creando pequeños retos que el joven deba ir superando para ir incrementando poco a poco su autoestima y mejore su capacidad de superación académica.
  • Preocúpese del tiempo de ocio del estudiante. Procure saber cuáles son las amistades que rodean al estudiante, apúntele a actividades extraescolares, vigile las horas que pasa frente al televisor u ordenador y comparta con él páginas o películas que puedan reforzar el vínculo con el joven.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *