¿Niño o niña?

Una de las preguntas más frecuentes que formulan los padres en ciernes es: “¿Será niño o niña?”.

¿Cómo saber si será niño o niña?

La amniocentesis y el estudio cromosómico pueden revelar el sexo del bebé. Las ecografías también se pueden utilizar para determinar el sexo del bebé, pero a veces se producen errores. Si utilizan la ecografía como método exclusivo para sexar al bebé, no se encapriche con un sexo determinado. Para mucha gente, no saber si será niño o niña forma parte del misterio de tener a un bebé.

A través de los latidos del corazón

Algunas personas creen que latido del corazón del bebé puede ayudar a determinar su sexo. La frecuencia cardíaca normal de un feto oscila entre los 120 y los 160 latidos por minuto.

Algunos creen que una frecuencia cardíaca rápida indica que es una niña, mientras que una frecuencia más baja indica que se trata de un niño. Lamentablemente, esto no está probado científicamente. No presione a su médico para que intente adivinar el sexo de su hijo utilizando este método, pues sólo se tratará de eso: una adivinación. Una fuente algo más fiable tal vez sea que una madre, una suegra u otra persona le indiquen, por el modo en que lleva al bebé, si se trata de un niño o una niña. Aunque no es nuestro caso, algunas personas creen en estas dotes adivinatorias. Algunas personas aseguran no haberse equivocado nunca a la hora de predecir el sexo de un bebé antes de que nazca. De nuevo, esto carece de base científica.

A su médico le importa más su salud y bienestar, y la salud y el bienestar del bebé que su sexo. Su meta consiste en asegurarse de que tanto usted como el bebé, sea niño o niña, están progresando y pasan el embarazo y el parto en perfecto estado de salud de la atención de bebés prematuros.

Nadie desea que un bebé nazca tan pronto, pero lo cierto es que con los nuevos métodos de tratamiento, como los ventiladores, los monitores y la medicación, los bebés prematuros tienen efectivamente más probabilidades de sobrevivir.

nina-o-nino

Ejercicio durante el Embarazo

Las mujeres embarazadas deben trabajar la resistencia cardiovascular para estar mejor preparadas en el momento del parto. Aquellas mujeres que se encuentran físicamente sanas y en forma suelen llevar a cabo el parto y el alumbramiento con muchos menos problemas que aquellas que no han practicado ejercicio durante años.

Las ventajas de encontrarse bien físicamente y hacer ejercicio durante el embarazo no eximen de los riesgos en caso de ejercitarse de manera incorrecta o durante un embarazo de riesgo, aunque bien es cierto que la mayoría de problemas pueden evitarse con el sentido común de la madre.

Podemos encontrarnos con una subida de temperatura corporal que afecte al feto, o la disminución de la irrigación sanguínea en el útero. También puede darse el caso de lesiones en la zona abdominal de la madre.

¿Practicar Ejercicio durante el embarazo?

Por supuesto, practicar ejercicio es beneficioso para la salud, sin embargo, hay que ser prudente a medida que pasen las semanas del embarazo. Muchas mujeres practican ejercicio regularmente y consideran el mantenerse en forma una de sus prioridades en la vida. Existen muchos ejercicios que se pueden practicar antes, durante y después del embarazo. Bien sean ejercicios aeróbicos con el fin de mantener el peso y prevenir enfermedades cardiovasculares o ejercicios de carácter muscular, toda mujer saludable y embarazada puede llevar a cabo una serie de prácticas físicas.

Ejercicio Aeróbico

ejercicios-embarazadas

Es el ejercicio físico que necesita de la respiración y se utiliza sobre todo para mejorar la resistencia cardiovascular y mantener un peso idea. Los ejercicios que a continuación detallaremos deben practicarse al menos 3 veces por semana. La frecuencia cardíaca a lograr durante 15 minutos oscila entre 110 y 120 pulsaciones por minuto. Aunque las pulsaciones detalladas dependen de la edad de la futura mamá. El caso es llegar a estar durante quince minutos con frecuencias cardíacas que proponemos a continuación

Referencia de Frecuencias Cardíacas

  • Con 20 años: frecuencia cardíaca deseable entre 120 y 150, con un máximo de 200 pulsaciones por minuto.
  • Con 25 años: frecuencia cardíaca deseable entre 117 y 146, con un máximo de 195 pulsaciones por minuto.
  • Con 30 años: frecuencia cardíaca deseable entre 114 y 146, con un máximo de 190 pulsaciones por minuto.
  • Con 35 años: frecuencia cardíaca deseable entre 111 y 138, con un máximo de 185 pulsaciones por minuto.
  • Con 40 años: frecuencia cardíaca deseable entre 108 y 135, con un máximo de 180 pulsaciones por minuto.
  • Con 45 años: frecuencia cardíaca deseable entre 105 y 131, con un máximo de 175 pulsaciones por minuto.
  • Con 50 años: frecuencia cardíaca deseable entre 102 y 131, con un máximo de 170 pulsaciones por minuto.

Debes recordar que la frecuencia cardíaca corresponde a la cantidad de pulsaciones que realiza nuestro corazón durante un minuto.

Ejercicios aeróbicos adecuados

Si practicaba algún ejercicio aeróbico antes de quedarse embarazada, debe saber que puede seguir haciéndolo con un ritmo más pausado y relajado. No obstante, antes de seguir con los mismos programas de ejercitación, debe notificárselo a su médico para que le de el visto bueno. En caso de tener historial de sangrados o partos prematuros, debera diseñar junto a su médico un programa de ejercicios mucho más cuidadoso. Sea cual sea el ejercicio a llevar a cabo, desaconsejamos por completo iniciar una serie de ejercicios que excesivos que la dejen exhausta, así como el aumento de la intensidad a medida que vayan pasando las semanas del embarazo.

Ejercicio muscular

ejercicio-embarazo

Los ejercicios para fortalecer la musculatura también son escogidos por muchas mujeres con el fin de mantenerse en forma. Par fortalecer el músculo encontramos tres tipos de ejercicios basados en contracciones musculares:

  • Isotónicos: como su nombre lo dice dar el tono muscular, lo que implica acortar el músculo cuando se tensa, como por ejemplo cuando levantamos pesas.
  • Isométricos: que son contracciones musculares sin movilizar la articulación.
  • Isoquinéticos: movemos los músculos a una velocidad constante, lo que en la mayoría de casos para una embarazada correspondería a la natación.

Cabe tener en cuenta que los ejercicios que requieren una carga de peso favorecen el aumento de la densidad ósea, lo que contribuye a una buena prevención contra la osteoporosis.

Consejos prácticos para el ejercicio durante el embarazo

Antes de iniciar cualquier ejercicio es conveniente que lo consulte con su médico. Juntos lograrán elaborar una guía de ejercicios recomendados y ajustados a sus hábitos diarios y forma física.

Si el embarazo es planificado, inicie el programa de ejercicio antes de quedarse embarazada.

Empiece de forma gradual, tomándose el pulso cada 15 minutos y evitando que el ritmo cardíaco sobrepase lo que le hemos asignado en nuestro punto de Referencia de Frecuencias Cardíacas.

Aumente la cantidad de calorías ingeridas.

Haga ejercicio regularmente, evitando siempre deportes arriesgados como el esquí o la equitación.

Si usted no está habituada a practicar ejercicios constantes y agotadores antes de su embarazo, probablemente deba llevar a cabo ejercicios ligeros como caminar ciertos trayectos o practicar ejercicios en el agua con un monitor que esté pendiente de su evolución.

Si es una deportista acostumbrada al ejercicio constante, puede seguir practicando los ejercicios a los que está habituada pero con un ritmo mucho más calmado y durante periodos de tiempo menores.

Qué debo tener en cuenta para quedarme embarazada

Ante la idea de cómo quedar embarazada, sepa que usted puede influir sobre uno de los factores más importantes para la salud del bebé: su estilo de vida. Planificando las cosas con antelación, podrá asegurarse de que usted y su hijo se exponen a influjos positivos y evitar los influjos nocivos en la medida de lo posible durante el embarazo.

No hay nada comparable al milagro y la magia de un embarazo. Es una oportunidad para participar en el proceso creador de la vida. Planificar esta experiencia con antelación puede incrementar las probabilidades de que todo vaya bien y de que el bebé nazca sano.

La mayoría de las mujeres se enteran de que están embarazadas al cabo de uno o dos meses de concebir al bebé, y no suelen ir al médico hasta que están de dos o tres meses. Las 12 primeras semanas de embarazo son sumamente importantes, pues en ese momento es cuando se están formando los principales sistemas de órganos del bebé. Antes de que usted se entere de que está embarazada o antes de que vaya al médico, pueden pasar muchas cosas importantes en su interior. Prepararse para el embarazo implica tanto aspectos físicos como mentales.

El embarazo es un estado, no una enfermedad; una mujer embarazada no es una mujer enferma. No obstante, su cuerpo experimentará cambios importantes durante el embarazo. El hecho de tener buena salud antes de quedarse embarazada puede ayudarle a afrontar el estrés físico y emocional asociado al embarazo, el parto y el alumbramiento. Le puede ayudar a prepararse para cuidar de su recién nacido.

¿Cómo quedar embarazada?

Las acciones que figuran a continuación son pasos importantes que debe seguir antes de quedarse embarazada:

  • Conseguir el peso ideal.
  • Empezar a practicar ejercicio regularmente, si antes no lo hacía.
  • Programar las pruebas médicas que tenga pendientes, como radiografías.
  • Programar las vacunas que tenga pendientes, como la triple vírica (sarampión, paperas y rubéola).
  • Considerar cómo encajará el embarazo en sus planes de futuro.
  • Si fuma, déjelo ahora.
  • Si consume drogas o alcohol, déjelo ahora.

Las dos últimas acciones resultan más problemáticas durante el embarazo. Afronte estas cuestiones antes de quedarse embarazada; asegúrese de que no tendrá que preocuparse de ello durante el embarazo. Es mejor que siga aplicando algún método de control de la natalidad hasta que cumpla los puntos de la lista anterior.

Salud general

embarazo

Durante los últimos años se ha producido una verdadera explosión en los ámbitos de la tecnología, la farmacología y los tratamientos médicos. Gracias a estos avances, hemos aprendido que el estado de la salud de la madre al principio y durante el embarazo pueden repercutir considerablemente sobre el progreso del embarazo y sobre el bebé en proceso de desarrollo.

En el pasado, el énfasis se ponía en mantenerse sana durante el embarazo. Hoy en día la mayoría de los médicos sugieren considerar el embarazo como si durara 12 meses en vez de 9, lo que implica por lo menos un período de preparación de tres meses. El hecho de preparar su organismo para que goce de un buen estado de salud general puede ayudarle a prepararse para tener un embarazo sano y un bebé sano.

Vaya al médico

Ir al médico para saber cómo quedar embarazada es una buena forma de prepararse para el embarazo. También conviene que elija a una persona para que vele por su salud durante el embarazo. Programe un chequeo médico y coméntele a su médico sus planes antes de quedarse embarazada. Así podrá tener la certeza de que se queda embarazada en el mejor estado de salud posible.

Es posible que usted tenga algún problema médico que debería tratarse antes de que se quede embarazada. Es posible que, si no lo trata convenientemente antes de intentar concebir, le cueste más quedarse embarazada. Tal vez tenga que cambiar la medicación que está tomando o introducir alguna modificación en su estilo de vida.

Pruebas para usted

mamografia

Haciéndose una revisión médica general antes de quedarse embarazada, evitará muchos problemas médicos durante el embarazo. Esta revisión debería incluir una citología y una exploración de las mamas. Las pruebas de laboratorio que se deben considerar antes de quedarse embarazada incluyen la prueba de la rubéola, y la determinación del grupo sanguíneo y el factor Rh. Si tiene 35 años o más, también es una buena idea que se haga una mamografía.

Si ha estado expuesta al VIH (Virus de la Inmunodeficiencia Humana) o al virus de la hepatitis, solicite también que le practiquen los análisis pertinentes. Si tiene antecedentes familiares de otros problemas médicos, como la diabetes, pregúntele a su médico si debería someterse a alguna otra prueba. Si usted padece algún problema médico de carácter crónico, como la anemia, o ha tenido abortos recurrentes, es posible que el médico le sugiera que se haga otras pruebas específicas.

Radiografías y otras pruebas de diagnóstico por la imagen

Cuando se tenga que someter a cualquier prueba que implique el uso de radiaciones, incluyendo las que se realizan en la consulta del dentista, solicite que le practiquen antes la prueba del embarazo. Entre las pruebas que utilizan radiaciones, se incluyen: radiografías, tac y resonancias. Utilice métodos anticonceptivos fiables antes de someterse a cualquiera de estas pruebas, para descartar la posibilidad de que está embarazada. Si puede programar esas pruebas para inmediatamente después del período menstrual, podrá tener la certeza, sin lugar a dudas, de que no está embarazada.

Historial médico

historial-medico

La visita que concierte con su médico para comentarle que desea quedar embarazada es el mejor momento para que hablen sobre su historial médico y sobre cualquier problema que haya podido tener en embarazos anteriores. Pregúntele a su médico qué puede hacer para reducir o eliminar las probabilidades de que esos problemas aparezcan en su próximo embarazo. Nos referimos a los embarazos ectópicos, los abortos, las cesáreas o cualquier otra complicación.

También es un buen momento para que hable con su médico sobre la exposición y los problemas asociados a las enfermedades de transmisión sexual o a otras infecciones. Si se ha sometido a alguna intervención quirúrgica o se ha operado los senos, coménteselo. Si está recibiendo algún tipo de tratamiento, indíqueselo también. Si se está medicando, pregúntele si los fármacos que toma son seguros durante el embarazo, y, en caso negativo, cambie a una medicación segura antes de quedarse embarazada.

Antes de acudir a la consulta del médico, lea y conteste al modelo de cuestionario de la página 6. Es posible que este cuestionario se parezca al que le pasarán en la consulta del médico, incluyendo aspectos como el historial médico, su salud actual, los factores de riesgo y similares. Las referencias cruzadas le remitirá en a otras partes de la web Sermamá donde podrá encontrar más información sobre cuestiones específicas. Por ejemplo, si usted es diabética, la referencia que figura aliado de “Diabetes” le remitirá a la página donde podrá encontrar más información sobre este trastorno y sobre cómo puede repercutir sobre el embarazo.

Dejar de utilizar métodos anticonceptivos

Es importante que siga utilizando métodos anticonceptivos hasta que esté preparada para quedarse embarazada. Si usted está a mitad de un tratamiento médico o tiene que someterse a pruebas diagnósticas, finalice el tratamiento o hágase las pruebas antes de intentar concebir. (Si usted no utiliza normalmente ningún método de control de la natalidad, básicamente está intentando quedarse embarazada.) Cuando deje de utilizar el método anticonceptivo que usa habitualmente, utilice otro método alternativo hasta que sus períodos menstruales se regularicen. Puede elegir entre los preservativos, los espermicidas o el diafragma.

Píldoras anticonceptivas

Los médicos recomiendan esperar a tener dos o tres ciclos menstruales normales después de dejar de tomar píldoras anticonceptivas antes de quedarse embarazada.

anticoncetivos

Desprendimiento de placenta

1 de cada 80 partos aproximadamente vienen con desprendimiento de placenta, lo que provoca enormes riesgos para la supervivencia tanto del bebé, como en ocasiones de la madre .El desprendimiento de placenta se produce cuando la placenta se separa de la pared uterina. Normalmente la placenta permanece adherida al útero hasta después del parto. Los desprendimientos de placenta que se producen durante el parto sin que se produzcan complicaciones no son tan graves como los que se producen durante el embarazo.Un embarazo con desprendimiento de placenta previa se considera un embarazo de altísimo riesgo y suele conllevar el ingreso de la madre en el hospital desde que se detecta hasta que se procede al parto

Causas del desprendimiento de placenta

Aunque se desconoce exactamente las causas que provocan desprendimiento de placenta, hay algunos factores que pueden incrementar las probabilidades de que se produzca, como por ejemplo:

  • lesiones físicas en la madre provocadas, por ejemplo, por un fuerte traumatismo.
  • cordón umbilical corto
  • cambio repentino en el tamaño del útero (a causa del parto o de la ruptura de membranas)
  • hipertensión
  • deficiencias nutricionales
  • anomalías uterinas, como la existencia de una franja de tejido donde la placenta no puede adherirse bien
  • cirugía uterina previa (extirpación de fibroides) o dilatación y legrado uterino a causa de un aborto

Los estudios indican que las deficiencias en ácido fólico pueden desempeñar algún papel en el desprendimiento de placenta. Otros  sugieren que el hecho de que la madre consuma tabaco y alcohol puede hacer que sea más proclive a tener desprendimiento de placenta.

Una mujer que tenga desprendimiento de placenta en un embarazo tiene más probabilidades de volver a tener el mismo tipo de problema en embarazos ulteriores. La tasa de recurrencia se ha estimado en un 10%. Esto puede convertir un embarazo consecuente a un desprendimiento de placenta en un embarazo de alto riesgo.

Los desprendimientos de placenta pueden implicar la separación parcial o total de la placenta con respecto a las paredes uterinas. El cuadro es más grave cuando la separación es total. El feto depende completamente de la circulación procedente de la placenta. Cuando la separación es completa, deja de recibir sangre por el cordón umbilical, que está unido a la placenta.

Síntomas del desprendimiento de placenta

desprendimiento-de-placenta

A veces se produce una importante pérdida de sangre por la vagina, y otras no se pierde ni una gota de sangre. La ilustración de la página 324 muestra la sangre acumulada detrás de la placenta en un desprendimiento de placenta completo no asociado a pérdida de sangre por el cuello uterino ni por la vagina. Entre otros síntomas, el desprendimiento de placenta se asocia a dolor en la parte baja de la espalda, molestias en el útero o el abdomen, contracciones o espasmos, y tensión en el útero.

Las ecografías pueden ayudar a detectar este problema, aunque no siempre permiten hacer un diagnóstico exacto. Esto es particularmente cierto cuando la placenta se encuentra en la pared posterior del útero, que no es fácil de ver en la exploración ecográfica.

El desprendimiento de placenta puede desembocar en problemas graves, como el shock, que tiene lugar cuando se pierde mucha sangre en poco tiempo. La coagulación intravascular, consistente en el desarrollo de un gran coágulo de sangre, también puede ser un problema. A veces se utilizan agentes anticoagulantes para deshacer el coágulo, lo que puede convertir el sangrado en un problema.

De los distintos síntomas asociados al desprendimiento de placenta, los siguientes son los más frecuentes:

  • Aproximadamente el 75% de los casos van acompañados de sangrado vagina!.
  • Aproximadamente el 60% de los casos se asocian a molestias o dolor en el útero.
  • Aproximadamente en el 60% de los casos se produce sufrimiento fetal o irregularidades en la frecuencia cardíaca del feto.
  • Aproximadamente en el 34% de los casos aparece tensión y contracciones o espasmos en el útero.
  • Aproximadamente en el 20% de los casos se tiene un parto prematuro.

¿Se puede tratar el desprendimiento de placenta?

Sí, dependiendo de cuándo se diagnostique el problema y del estado del bebé y de la madre. Cuando se pierde mucha sangre, a veces es preciso provocar el parto. Si no se sangra mucho, se puede adoptar un enfoque más conservador, dependiendo de si se produce o no sufrimiento fetal y de si el feto parece estar en peligro inminente.

El desprendimiento de placenta es uno de los problemas más graves que se pueden dar en el segundo y tercer trimestre de embarazo. Si presenta algún síntoma, llame a su médico enseguida.

Embarazo Gemelar

Los gemelos suelen ser el resultado de la fecundación de dos óvulos distintos por parte de dos espermatozoides distintos. En estos casos, reciben el nombre de gemelos dicigóticos o fratemos, que pueden ser del mismo sexo o de sexos distintos.

Más o menos el 33% de los gemelos proceden de un solo cigoto que se fragmenta en dos estructuras similares, cada una de las cuales posee el potencial de convertirse en un individuo. Estos gemelos se conocen como gemelos monocigóticos o idénticos. Suelen ser del mismo sexo, pero no siempre son idénticos. iA veces los gemelos fraternos se parecen más que los idénticos! Cuando se esperan más de dos fetos, pueden estar implicados uno o ambos procesos. Por ejemplo, los cuatrillizos pueden ser el resultado de la fecundación de un solo óvulo, o de dos, tres o cuatro óvulos.

El cigoto (óvulo fecundado) se divide entre los primeros días y el octavo día de vida embrionaria, que en este libro se sitúa en la tercera semana de embarazo. Si la división del cigoto se produce después del octavo día, el resultado puede ser dos gemelos que estén conectados, lo que se conoce como gemelos unidos (antiguamente denominados siameses). Es posible que estos bebés compartan órganos internos importantes, como el corazón, los pulmones o el hígado. Afortunadamente, se trata de algo muy poco habitual.

La herencia también desempeña un papel importante. En un estudio sobre gemelos fraternos se constató que la probabilidad de que una mujer que tenga un hermano gemelo dé a luz a gemelos es de 1 entre 58.

Probablemente tener gemelos es más común de lo que creemos

gemelos

Las ecografías realizadas al principio del embarazo a menudo revelan la existencia de dos sacos amnióticos o dos embarazos. A veces, las ecografías ulteriores practicadas en la misma mujer muestran que uno de los sacos (o de los embarazos) ha desaparecido, mientras que el otro sigue creciendo y desarrollándose con normalidad. Algunos investigadores consideran que no se deben practicar ecografías antes de las 8 o la primeras semanas de embarazo. Los padres a quienes se les informa de que van a tener gemelos al principio del embarazo pueden sentirse decepcionados al saber más adelante que uno de los dos bebés nunca nacerá. Una ecografía muestra las cabezas de dos gemelos. La ilustración interpretativa permite ver cómo están colocados.

Los gemelos en tratamientos de fertilidad y fecundación in vitro

Los gemelos son algo más frecuentes en los embarazos resultantes de un tratamiento de fertilidad o de la implantación de más de un embrión fecundado in vitro. El porcentaje de fetos de sexo masculino disminuye conforme aumenta la cantidad de fetos por embarazo. Esto significa que en los partos múltiples nacen más niñas que niños.

Enterarse de que lleva más de un bebé en su vientre

ecografia-de-gemelos

El diagnóstico de los embarazos gemelares era mucho más difícil antes de que se generalizara el uso de la ecografía. La ilustración anterior reproduce una ecografía de dos gemelos donde se pueden ver partes del cuerpo de ambos fetos. Es poco habitual descubrir un embarazo gemelar simplemente al escuchar dos latidos cardíacos.

Mucha gente cree que, cuando sólo se oye un latido, se puede descartar la posibilidad de un embarazo gemelar. Esto no siempre cierto. Dos corazones que laten rápido pueden tener una frecuencia cardíaca similar o casi idéntica. Esto puede dificultar la identificación de un embarazo gemelar a partir de dicho criterio.

Medir y palpar el abdomen durante el embarazo es muy importante. Generalmente los partos gemela res se detectan durante el segundo trimestre, cuando se constata que la mujer ha engordado demasiado y su vientre parece estar creciendo demasiado deprisa para tratarse de un solo feto.

La exploración ecográfica es la mejor forma de saber si una mujer lleva más de un feto en su vientre. Los partos gemelares también se pueden detectar, si fuera necesario, mediante radiografías a partir de la semana 16 o 18 de embarazo.

Dar a luz gemelos

Cuando se esperan gemelos, se pueden producir todas las combinaciones posibles de posiciones fetales. Los dos bebés pueden venir de cabeza o de nalgas, o cada uno de una forma distinta.

Cuando los dos bebés vienen de cabeza, se puede intentar practicar un parto vaginal, muchas veces con éxito. También es posible que un bebé nazca vaginalmente, pero el segundo requiera una cesárea porque se ha dado la vuelta, el cordón umbilical se está expulsando antes que el bebé o presenta indicios de sufrimiento fetal. Algunos médicos consideran que los partos múltiples exigen siempre que se lleve a cabo una cesárea.

Si espera gemelos, siga las indicaciones que le dé su médico al pie de la letra. Cada día y cada semana que consiga retener a los bebés en su interior serán días o semanas en que se evitará tener que ir a verlos a la sala de cuidados intensivos para neonatos mientras crecen, se desarrollan y acaban de madurar.

Afrontar y disfrutar el Embarazo Múltiple

Tendrán una sensación emocional muy intenso y una preocupación extra cuando se enteren de que están esperando a más de un bebé. Es una sensación normal, pero es posible que más adelante la alegría de esperar dos bebés les ayude a superar la aprensión inicial provocada por la responsabilidad que se les viene encima. Si el suyo es un embarazo múltiple, tendrá que ir al médico más a menudo. Tendrá que planificar el parto con sumo cuidado y organizar el cuidado de los bebés cuando vuelva a casa. En los siguientes textos encontrará información más detallada sobre algunos aspectos relacionados con Ios embarazos múltiples.

En los embarazos múltiples es importante ganar peso. En estos embarazos se tienen que ganar más de los 11 a 16 kg que se ganan en un embarazo simple promedio, dependiendo de la cantidad de bebés que se esperen. En estos casos, es fundamental tomar un suplemento de hierro.

Cuando hablamos de embarazos múltiples, en la mayoría de los casos nos referimos a gemelos. Las probabilidades de un embarazo gemelar son mayores que las de uno de trillizos, cuatrillizos o quintillizos.

La frecuencia de los embarazos múltiples

embarazo-multiple

La frecuencia de los embarazos gemela res depende del tipo de gemelos que consideremos. Los gemelos idénticos ocurren en uno de cada 250 nacimientos en todo el mundo. La incidencia de este tipo de gemelos no parece estar influida por la edad, la raza, la herencia, el número de embarazos ni los tratamientos de fertilidad. Sin embargo, la incidencia de los gemelos fraternos sí está influida por la edad, la raza, la herencia, la cantidad de embarazos que se hayan tenido previamente y los fármacos que se administran para combatir la esterilidad.

La frecuencia de los embarazos múltiples varía significativa mente entre razas. Por ejemplo, las mujeres de raza blanca tienen gemelos en uno de cada 100 embarazos, mientras que las de raza negra los tienen en 1 de cada 79 embarazos. Los trillizos se dan en uno de cada 8.000 partos. Hay muchos médicos que no tienen que asistir un parto de trillizos en toda su vida profesional.

Tratamientos de fertilidad, fecundación in vitro y embarazos múltiples

Hace tiempo que se sabe que los fármacos que se administran para potenciar la fertilidad incrementan las probabilidades de tener un embarazo múltiple. La infertilidad se trata con varios fármacos distintos, pero todos ellos repercuten en mayor o menor medida sobre las probabilidades de concebir más de un feto.

Uno de los fármacos que más se utiliza en este tipo de tratamientos es el clornifeno. Aunque este fármaco incrementa las probabilidades de tener un embarazo múltiple en una medida algo menor que otros fármacos, también favorece este tipo de embarazos.

¿Los embarazos múltiples son más problemáticos?

embarazo-gemelar

En un embarazo múltiple existen más probabilidades de tener problemas, como:

  • mayor riesgo de aborto muerte fetal
  • malformaciones fetales
  • bajo peso natal o retraso del crecimiento
  • preeclampsia
  • problemas con la placenta, incluyendo desprendimiento de placenta y placenta previa
  • anemia materna
  • pérdidas de sangre o hemorragias en la madre
  • problemas con el cordón umbilical, incluyendo la posibilidad de que los cordones de los fetos se enreden entre sí
  • hidramnios o polihidramnios
  • parto complicado por la presentación anorrnalde los fetos: de nalgas o transversa
  • parto prematuro

Las malformaciones importantes son más frecuentes en los embarazos múltiples que en los simples. La incidencia de malformaciones menores se duplica en los embarazos múltiples en comparación con los simples. Las malformaciones congénitas son más frecuentes en los gemelos idénticos que en los fraternos.

Cuantas semanas suelen durar los embarazos múltiples

parto

La duración media de un embarazo gemelar es de 37 semanas, y la de un embarazo de trillizos de 35 semanas. Cada semana que un feto permanece dentro del útero aumenta de peso, y maduran su órganos y sistemas.

Uno de los principales problemas de los embarazos múltiples son los partos prematuros. Conforme aumenta la cantidad de fetos, disminuye la duración del embarazo y el peso natal de los bebés, aunque esto no se cumple en todos los casos.

Una de las principales metas en todo embarazo múltiple es alargar el embarazo lo máximo posible para impedir un parto prematuro. Una de las mejores formas de conseguirlo es guardando cama.

Algunos investigadores consideran que utilizar un agente tocolítico (un fármaco que se utiliza para evitar los partos prematuros), como la ritodrina, es fundamental para impedir este tipo de partos. Estos fármacos relajan el útero, evitando que se produzca un parto prematuro.

Dar a luz a más de un bebé

La forma en que se da a luz cuando se esperan varios bebés depende de cómo estén colocados dentro del útero. Entre las posibles complicaciones del parto y el alumbramiento, aparte de la prematuridad, se incluyen las siguientes:

  • presentaciones anómalas (de nalgas o transversal
  • prolapso del cordón umbilical (el cordón umbilical se expulsa antes que los bebés) desprendimiento de placenta sufrimiento fetal pérdidas de sangre después del parto
dar-a-luz-gemelos

Estos problemas son más frecuentes en los partos múltiples. Debido a que en estos partos hay más riesgos, antes y durante el parto se deben tomar varias precauciones adicionales, incluyendo la necesidad de abrir una vía intravenosa, la presencia de un anestesista, y la disponibilidad y posible presencia de un pediatra u otro facultativo especializado para atender a los bebés si fuera necesario.

Después de un parto de dos o más bebés, los médicos prestan una atención especial a las pérdidas de sangre de la madre, debido al rápido cambio que se produce en el tamaño del útero, notablemente distendido por el hecho de haber contenido más de un feto. Se suele administrar medicación, casi siempre oxitocina, y por vía intravenosa para que el útero se contraiga con la finalidad de detener la hemorragia y así la madre no pierda demasiada sangre.

Una pérdida de sangre importante puede provocar anemia y exigir una transfusión o bien un tratamiento a largo plazo con un suplemento de hierro.

Viajar durante el embarazo

Las mujeres embarazadas preguntan a menudo si el hecho de viajar durante el embarazo puede ser perjudicial para el bebé. Si el suyo es un embarazo sin complicaciones y no pertenece a ningún grupo de riesgo, no está contraindicado que viaje durante el embarazo. De todos modo , pregúntele a su médico si considera conveniente que usted emprenda un viaje antes de hacer ningún plan o de comprar ningún billete. Independientemente de que vaya a viajar en coche, autobús, tren o avión, es conveniente que se levante del asiento y estire las piernas por lo menos cada 2 horas. Es posible que las visitas regulares al lavabo le ayuden a cumplir este requisito.

El mayor riesgo de viajar durante el embarazo es la posibilidad de que surjan complicaciones cuando se encuentre lejos de aquellas personas que conocen su historial médico y el de su embarazo. Si decide emprender un viaje, utilice el sentido común a la hora de planificarlo. No se exceda. iY tómeselo con calma!

Viajar en Avión

viajar-durante-el-embarazo

Si está considerando la posibilidad de coger el avión durante el embarazo, tal vez le interese tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Evite los vuelos transoceánicos sin escalas, porque en ellos el avión se desplaza a gran altura y bajan los niveles de oxígeno. En estas condiciones se acelera la frecuencia cardíaca, tanto de la madre como del feto; y éste también recibe menos oxígeno.
  • Si tiene problemas de retención de líquidos y tiende a incharse, lleve ropa holgada y zapatos que le vayan anchos. Se trata de un consejo recomendable para cualquier persona que vaya a viajar. Evite los pantys, las medias, los calcetines que le aprieten en las rodillas y las prendas que le vayan justas de cintura.
  • Para evitar aquellas comidas que le podrían ocasionar problemas, puede pedir un menú especial, por ejemplo, bajo en sal o vegetariano.
  • Beba abundante agua para mantenerse hidratada.
  • Durante el vuelo, levántese y estire las piernas cuando esté permitido. Intente andar por lo menos 10 minutos cada hora. A veces, el mero hecho de ponerse de pie favorece la circulación.
  • Intente conseguir un asiento que dé al pasillo, a ser posible cerca del baño. Cuando tenga que ir al baño, le costará menos si no tiene que “saltar” sobre otros viajeros para acceder al pasillo.
  • Tenga cuidado con los aparatos de rayos X de los aeropuertos.

La seguridad cuando viaje en coche durante el embarazo

viajr-en-coche-durante-el-embarazo

A muchas mujeres les preocupa tener que conducir o utilizar el cinturón de seguridad durante el embarazo. Llevar puesto el cinturón de seguridad reduce considerablemente los riesgos en caso de accidente. Cada año se producen numerosas muertes y muchos miles de lesiones relacionadas directamente con los accidentes de circulación. Llevando correctamente puesto el cinturón de seguridad se podrían reducir muchas de estas pérdidas. No hay ninguna razón por la que debería dejar de conducir durante el embarazo, siempre y cuando su embarazo sea normal y usted se encuentre bien.

Algunas mujeres creen que utilizar el cinturón de seguridad puede ser perjudicial para el embarazo. Aquí tiene algunas de las excusas más habituales para no ponerse el cinturón de seguridad durante el embarazo (y nuestras respuestas).

“Si me pusiera el cinturón de seguridad, le haría daño al bebé.” No existe ninguna prueba que sugiera que utilizar el cinturón de seguridad incrementa las probabilidades de lesión fetal o uterina. Las probabilidades de supervivencia en caso de accidente son mucho mayores si se lleva abrochado el cinturón que si no se lleva. Piense en que su supervivencia es muy importante para el bebé que lleva dentro.

conducir-embarazada

“Si se incendiara el coche, podría quedarme atrapada dentro de él.” Muy pocos accidentes automovilísticos acaban con el coche incendiado. Aunque se le incendiara el coche, probablemente le daría tiempo a desabrocharse el cinturón se seguridad y a salir del coche, en el caso de que estuviera consciente. Los casos en que las personas salen disparadas del coche son responsables del 25% de las muertes que se producen en este tipo de accidentes. El uso del cinturón de seguridad podría haber evitado esas muertes.

“Soy buena conductora.” Conducir bien en situaciones de peligro provocadas por terceros ayuda, pero no permite evitar todos los accidentes. “No merece la pena que me abroche el cinturón de seguridad; voy aquí al lado.” La mayoría de los accidentes de tráfico se producen a menos de 45 km de casa.

Se han hecho muy pocos estudios sobre el uso del cinturón de seguridad en mujeres embarazadas. En un estudio llevado a cabo en California, se constató que sólo el 14% de las mujeres embarazadas utilizaban el cinturón de seguridad, en comparación con el 30% de las mujeres que no estaban en este estado. Sabemos que el sistema de seguridad de doble correa (piernas y hombros) es seguro durante el embarazo, o sea, que abróchese el cinturón, tanto por su bien como por el del bebé.

Hay una forma adecuada de abrocharse el cinturón de seguridad durante el embarazo. Colóquese la correa de seguridad para las piernas debajo del abdomen, sobre la parte superior de los muslos. Debería irle ajustada, aunque sin apretarle. La correa de seguridad para los hombros también debería irle ajustada pero cómoda. Ajuste la posición de modo que la correa le cruce el hombro sin que se le resbale hacia el cuello, y que la parte inferior le pase entre los pechos. No deje que se le resbale hacia atrás.

Bebés prematuros

Los bebés prematuros tienen muchas más probabilidades de tener problemas de salud, así como de padecer un alto riesgo de muerte fetal, debido a su falta de desarrollo y su poco peso, que suele rondar los 2,5 kg.

Es muy corriente las discapacidades tanto mentales como motoras de los niños que nace de forma prematura. Muchos de los bebés pertenecientes al grupo de menos peso presentan discapacidades, algo que se va reduciendo cuanto menos prematuro ha sido el nacimiento. En la mayoría de los casos, es mejor que el bebé se desarrolle dentro del útero el mayor tiempo posible (siempre y cuando no sobre pasen las 42 semanas de gestación), sin embargo, pueden existir situaciones como por ejemplo la falta de oxígeno que le llega al niño, que hagan que el médico adelante el nacimiento del pequeño.

bebes-prematuros

En casos como este, lo primero que hay que evaluar es el peso del niño para determinar aproximadamente sus probabilidades de supervivencia. Los niños con un peso inferior a los 700 gramos, suelen tener una tasa de mortalidad superior al 50%, sin embarco, esta tasa se va reduciendo drásticamente cuanto más grande el el niño, de forma que si el bebé pesa alrededor de los 900 gramos, su tasa de supervivencia alcanza el 70%.

En la actualidad hemos llegado a alcanzar métodos que permiten la supervivencia de bebés con sólo 25 semanas de gestación. A pesar de ello, en estos casos es importante evaluar posibles problemas físicos y psíquicos para conocer cómo podrá ser la calidad de vida del niño en el futuro.

Causas del parto prematuro

Existen múltiples causas que provocan que un parto sea prematuro. La edad de la madre y diversos problemas o anomalías en el útero o el feto puede provocar que el bebé nazca prematuramente, por eso es importante evaluar qué puede provocar un parto prematuro antes de que se inicie el alumbramiento activo. Existe una prueba que se realiza a la madre que permite saber las posibilidades aproximadas de que una mujer pueda parir antes de hora. Esta prueba consiste en analizar los niveles de estriol en la saliva de la madre, ya que esa sustancia suele elevarse exponencialmente días antes de dar a luz. Cuando esto sucede, los resultados indican que la mujer tiene casi 8 veces más posibilidades de alumbrar antes de llagar a la semana 37 del embarazo.

Algunas de las principales causas que provocan nacimiento prematuros son:

  • Embarazo múltiple
  • Desprendimiento de placenta
  • Placenta previa
  • Retención del RCIU
  • Anomalías del feto
  • Anomalías del útero
  • Enfermedad materna
  • Aborto tardía de un embarazo anterior

Retraso del crecimiento intrauterino (RCIU)

El retraso del crecimiento intrauterino (RCIU) califica a un feto que no crece tan deprisa como debería. Los bebés con RCIU tienen más probabilidades de presentar problemas graves. (En la Semana 31 tratamos este tema en mayor profundidad.)

Aunque la palabra “retraso” puede despertar cierta preocupación en la futura madre, en este caso no se refiere al desarrollo o a la función del cerebro del feto. Significa que el crecimiento y el tamaño global del bebé son menores de lo normal: se considera que crecimiento y tamaño están relacionados.

Cómo evitar que nazcan bebés prematuros

Cuando un médico detecta que una mujer corre el riesgo de tener un parto prematuro, lo normal es que le obliguen a guardar máximo reposo todo el tiempo que sea posible para disminuir las probabilidades de que la madre de a luz. Otro tratamiento que suele llevarse en mujeres con riesgo de tener un bebé prematuro es utilizar agentes tocolíticos, también conocidos como agente betaadrenérgicos, que a pesar de su extravagante nombre, no son más que simples relajantes musculares que consiguen relajar el feto. Sin embargo, este tratamiento suele administrarse en embarazos con un riesgo muy alto de finalizar demasiado prematuramente, ya que pueden tener efectos secundarios sobre la madre, como por ejemplo:

  • Hipotensión
  • Edema pulmonar
  • Altos niveles de azúcar
  • Bajos índices de potasio en sangre
  • Fiebre
  • Dolor de cabeza
  • Vómitos
  • Taquicardia

Problemas, además, que pueden afectar directamente al feto, ya que según diversos estudios, se han detectado que estos bebés también tienen una frecuencia cardiaca alta o niveles de azúcar por encima de lo normal. En la actualidad, existen pocos fármacos aprobados por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, en España es común la ritodrina y el sabutamol.

La ritodrina se puede administrar de tres formas distintas: por vía intravenosa, por vía intramuscular y por vía oral. Generalmente se empieza a administrar por vía intravenosa, motivo por el cual el tratamiento puede requerir un internamiento hospitalario de un par de días o más.

Cuando remiten las contracciones, por regla general la ritodrina se pasa a tomar en forma de comprimido, cada dos a cuatro horas. Este fármaco se puede utilizar durante el embarazo cuando se han cumplido más de 20 semanas de gestación y menos de 36.

En algunos casos se empieza directamente administrando ritodrina por vía oral, sin utilizar primero la vía intravenosa. Esto es lo que se suele hacer cuando la mujer tiene una historia de partos prematuros o bien un embarazo múltiple.

La terbutalina también se utiliza en algunos países como relajante muscular. Aunque se ha demostrado su eficacia, todavía no ha sido aprobada por la FDA de Estados Unidos. Los efectos secundarios adversos de la terbutalina son similares a 105 de la ritodrina.

Ecografía y embarazo

Aunque los médicos, los hospitales y las compañías de seguros no se ponen de acuerdo sobre cuándo debe practicarse una ecografía ni sobre si todas las mujeres deberían hacerse ecografías durante el embarazo, no cabe duda de que esta prueba tiene su razón de ser.

Aparte de que se trata de una prueba no invasiva y sin riesgos conocidos, se ha demostrado que su uso permite mejorar los resultados del embarazo. En las ecografías se utilizan ondas sonoras de alta frecuencia que se producen aplicando una corriente alterna a un transductor.

Beneficios de la ecografía

  • Determinar el tamaño y la tasa de crecimiento del embrión o el feto.
  • Identificar malformaciones congénitas, como la hidrocefalia y la microcefalia.
  • Ayudar a detectar el embarazo en las primeras fases.
  • Determinar la posición de un DIU.
  • Identificar la presencia de dos o más fetos.
  • Combinando con distintas pruebas, como la amniocentesis, la cordocentesis y la biopsia de las vellosidades del corion, permite seleccionar un lugar adecuado para extraer las muestras.
  • Comprobar la ubicación, tamaño y madurez de la placenta.
  • Identificar algunos fetos con síndrome de Down.
  • Diferenciar entre un aborto, un embarazo ectópico y un embarazo normal.
  • Medir la cantidad de líquido amniótico para evaluar el bienestar del feto.
  • Medir el tamaño de la cabeza, el abdomen o el fémur del feto para determinar su estadio de desarrollo.
  • Identificar anomalías en la placenta.
  • Identificar anomalías o tumores uterinos.
  • Identificar anomalías en los órganos internos, como los riñones y la vejiga.

Procedimiento

ecografia

La piel se impregna de un lubricante que mejora el contacto con el transductor. El transductor se pasa sobre el abdomen por encima del útero. Las ondas sonoras emitidas por el transductor pasan a través del abdomen y llegan hasta la pelvis, rebotan en los tejidos y regresan al transductor. El reflejo de las ondas sonoras es comparable al sistema que utilizan los radares en aviones y barcos.

Los distintos tejidos del cuerpo reflejan las ondas sonoras de formas distintas, lo que permite distinguir entre ellos. Las Ecografías durante el Embarazo también permiten detectar el movimiento de ciertas partes del cuerpo, como el corazón. Con una ecografía, se puede percibir el latido del corazón de un feto de sólo 5 o 6 semanas de embarazo. En las Ecografías durante el Embarazo se puede detectar el movimiento fetal. Se puede ver como el feto mueve el cuerpo y las extremidades cuando solo tiene 4 semanas de edad fetal. Es decir, cuando se encuentre en la sexta semana de embarazo.

Es posible que le pidan que beba mucha agua antes de someterse a una ecografía. Si usted se hizo alguna ecografía en un embarazo previo, una de las cosas que recordará será la desagradable sensación de tener la vejiga a reventar y no poder orinar. La vejiga está delante del útero. Cuando está vacía, el útero resulta más difícil de ver porque desciende más en la cavidad pélvica. Los huesos interfieren con las señales sonoras y dificultan la interpretación de la imagen. Cuando la vejiga está llena, el útero sobresale fuera de la cavidad pélvica y se puede ver mejor. Por lo tanto, la vejiga actúa como una ventana, a través de la cual se observa el útero y el feto.

Ecografías tridimensionales

ecografia-3d

En algunos centros hacen ecografías tridimensionales que proporcionan imágenes claras y detalladas del feto. Para la mujer embarazada, el protocolo es el mismo. La única diferencia estriba en que el programa de ordenador traduce la señal acústica en una imagen en 3 dimensiones. Este tipo de ecografías se utilizan cuando se sospecha la posible existencia de anomalías fetales, y el médico quiere tener una imagen más precisa.

La Ecografía transvaginal

La ecografía transvaginal se puede utilizar durante las primeras fases del embarazo para tener una mejor visión del bebé y la placenta. Se introduce un dispositivo por la vagina y se observa cómo progresa el embarazo desde este ángulo. En este tipo de ecografías no es preciso tener la vejiga llena.

Ecografías para distinguir el sexo del bebé

Algunas parejas solicitan una ecografía para saber si el bebé será niño o niña. Si el bebé está colocado en la postura adecuada, es lo bastante mayor como para que se le hayan desarrollado los genitales y éstos se ven con suficiente claridad, se podrá sexar al feto a estas alturas del embarazo. De todos modos, muchos médicos consideran que éste no es motivo suficiente para practicar una ecografía. Si éste es su caso, coménteselo a su médico.

Oportunidades laborales para mujeres embarazadas

Aunque bien es cierto que una mujer embarazada no puede desarrollar cualquier tipo de empleo, en especial trabajos que requieran un alto desgaste físico, esperar un bebé no imposibilita que la futura mamá pueda continuar trabajando y ganando un salario que seguro que necesita más que nunca con la llegada del nuevo miembro de la familia.

Las mujeres que ya dispongan de un empleo en el momento en que conozcan la noticia de su recién estrenado embarazo, deben saber que tienen una serie de derechos laborales que facilitan su nueva situación familiar para que puedan conciliar su profesión con su maternidad.

Si por el contrario, la futura madre carece de un empleo, no debe caer en el pesimismo de pensar que nadie contratará a una mujer en estado. Por fortuna, existen muchas oportunidades de trabajo para mujeres embarazadas, en especial, trabajos desde casa que permiten obtener un salario mientras se prepara la llegada del bebé.

Trabajos desde casa

Realizar manualidades para empresas que se dediquen a vender productos artesanales por ferias y mercados alternativos, como por ejemplo, velas, llaveros, collares, bolígrafos… Muchas de estas empresas se encargan de enviar a casa de la solicitante el materia necesario para realizar el producto y pagan por unidad finalizada.

trabajo-para-embarazadas

Convertirse en redactora de contenido online para blogs y páginas de noticias. Cada vez hay más empresas que subcontratan a personas que se encarguen de escribir artículos para sus empresas con el fin de aumentar el volumen de url de su página web y mejorar el posicionamiento natural en los buscadores y obtener mayores ingresos por publicidad en banners.

Trabajar de Atención al Cliente Virtual. Muchas empresas han optado por subcontratar servicios de Call Center para llamadas de atención al cliente o ventas telefónicas de productos de la compañía. El único requisito necesario es el de tener una aptitud positiva, dotes en ventas y sobre todo mucha, pero que mucha paciencia.

Convertirse en un tutor online. Gracias a Internet ya no es necesario que para asistir a un curso tengamos que desplazarnos a ninguna academia. Por medio de plataformas virtuales, cada vez hay más personas que optan por dar clases online desde sus casas. Existen empresas que contratan a profesoras para impartir clases online desde sus casas. Uno de los requisitos, es disponer de una titulación que verifique que estás capacitada para impartir dichas lecciones.

Traductores de textos. Si sabes varios idiomas de forma nativa, una de las opciones que puede interesar a la futura madre es la de cobrar por traducir textos o archivos de audio. Por regla general estas empresas pagan por número de palabras, y un sueldo medio trabajando una media de 20 horas al mes durante 8 horas al día puede superar los 1,500 euros mensuales.

Abrir una tienda online. Vender a través de Internet puede ser una excelente manera de crear un negocio con una inversión mínima. Para ello es necesario contactar con un proveedor de servicios que se encargue de enviar ellos mismos los productos en el momento en que se realice el pedido. Una buena opción para evitar quebraderos de cabeza es la de abrir una franquicia online, ya que estas empresas disponen de asesores que te ayudarán a montar tu negocio y sacarle el mejor rendimiento.

Derechos laborales por maternidad

Las futuras mamás disponen de una amplia variedad de derechos laborales relacionados con la maternidad. Antes, despues y durante el embarazo, la madre podrá exigir en su puesto de trabajo diversas ayudas estipuladas de forma universal, tales como la baja por maternidad, el subsidio maternal, permisos de lactancia o reducción de jornada laboral. Sin embargo, los beneficios que mencionamos pueden variar según la situación familiar, el estado y edad de la mujer embarazada, su situación laboral y la cotización que haya contribuido a la seguridad social.

Aunque quedarse embarazada es una de las cosas más bonitas que le puede suceder a una mujer, lo cierto es, que si la noticia llega por sorpresa muchas mujeres pueden caer en pánico y pensar: “Y ahora ¿qué hago?”. Además de las millones de incógnitas que se le presentan a la futura mamá en materia de salud, otros de los temas que mayor quebraderos de cabeza provoca es cómo combinar la nueva situación con el puesto laboral.

Trabajo y embarazado son dos conceptos que es necesario normalizar. Por desgracia, todavía existen numerosos ejemplos de mujeres que pierden su empleo por anunciar su futura maternidad o que ven como son relegadas a posiciones laborales con poca responsabilidad (y salario) sufriendo, para más INRI, el rechazo de muchos de sus colegas de profesión que ven la maternidad como una excusa para poder reducir y escoger horarios. Es necesario que la futura madre sepa que existen permisos y derechos que puede (y debe) exigir en su puesto de trabajo tanto durante sus meses de gestación como después del parto.

Baja por Maternidad

baja-maternidad

Toda mujer puede disfrutar de un periodo de descanso maternal ininterrumpido de 16 semanas. La madre es libre de escoger el periodo en el que desea disfrutarlo siempre y cuando 6 de las 16 semanas sean las posteriores al parto. De esta forma, una embarazada puede acogerse a este derecho en su séptimo mes de gestación y empezar a contabilizar desde ese preciso momento. En el caso de un parto múltiple, por ejemplo de gemelos o trillizos, la madre tiene derecho a aumentar su baja laboral 2 semanas más por cada hijo a partir del segundo.

Otra opción a la que puede acogerse la futura madre es al abaja maternal a tiempo parcial. Esta modalidad permite a las mujeres tomar 6 semanas de baja tras el parto a tiempo completo, y las 10 semanas restantes a tiempo parcial convirtiéndolas en 20 semanas de permiso. Además, es necesario saber que la mujer tiene el derecho a parte de disfrutar de sus vacaciones de forma independiente a su baja por maternidad. De esta manera, si las vacaciones coinciden con el permiso, la madre podrá disfrutarlo al terminar sus 16 semanas de baja, incluso habiendo acabado el año natural al que correspondían.

Sin embargo, no todas las madres trabajadoras pueden acceder a una baja por maternidad de igual forma. La edad de la madre influye, y mucho, en las condiciones para poder acogerse a este derecho. Las futuras mamás menores de 21 años que trabajen pueden disfrutar de este periodo tranquilamente, pero, si la mujer tiene entre 21 y 26 años será necesario haber cotizado un mínimo de 90 días a la Seguridad Social en los siete años previos a la fecha del parto. Si la madre es mayor de 26, ese tiempo se amplía hasta los 180 días.

En el caso de las mujeres que trabajen de forma autónoma, estas también pueden beneficiarse de este derecho laboral, siempre y cuando tengan todos los pagos en orden y hayan cotizado un mínimo de tiempo.

Subsidio por Maternidad

Las mujeres que no puedan acogerse a este permiso laboral por estar desempleadas y no tener el suficiente tiempo cotizado, pueden acogerse a una ayuda equivalente al 100 por 100 del indicador público de renta de efectos múltiples (IPREM) y puede cobrarse en los 42 días naturales después de haber dado a luz. Sin embargo este periodo se incrementará en los siguientes casos.

  • Nacimiento de hijo en una familia numerosa o en la que, con tal motivo, adquiera dicha condición.
  • Nacimiento de hijo en una familia monoparental.
  • Parto múltiple.
  • Cuando la madre o el hijo estén afectados de discapacidad en un grado igual o superior al 65%.
embarazada-en-el-trabajo

Permiso de Lactancia

El permiso por lactancia es un derecho que tiene toda trabajadora que forma parte del personal en una empresa público o privada. Este derecho establece que las madres pueden ausentarse una hora diaria de su puesto de trabajo para la lactancia del menor hasta que éste cumpla nueve meses. El empresario y la nueva madre pueden llegar a un acuerdo y fraccionar ese tiempo en 2, media hora antes de entrara a trabajar, y media hora antes de terminar la jornada. En este punto es importante señalar que este tiempo se añade a la hora normal que todo trabajador tiene de refrigerio.

Existen cuatro tipos distintos de permisos de lactancia según convenios:

  • Convenio que no añade al art. 34.7 del Estatuto de Trabajadores.
  • Convenio que no añade el derecho a la acumulación sin acuerdo, pero sí indica el número de días.
  • Convenio que añade el derecho a la acumulación sin acuerdo el número de días  o la forma de poder calcularlos.
  • Convenio que añade el derecho a la acumulación sin acuerdo y no indica el número de días
derechos-laborales-de-las-embarazadas

Hay que tener en cuenta que en principio no se puede reducir el salario a ninguna trabajadora que esté disfrutando de su permiso de lactancia, sin embargo, si la empresa permite el derecho a la acumulación de horas de permiso, es probable que haya una reducción salarial o que obligue a la trabajadora a recuperar horas en forma de horas extras.

Otra de las cuestiones que plantea el periodo de lactancia es si lo pueden solicitar madres que no estén amamantando de forma natural a su hijo sino que lo alimenten mediante biberón. La respuesta en un SÍ rotundo. No importa el método que la madre utilice para el periodo de lactancia de su hijo, tiene derecho a disfrutar de ese periodo igual que cualquier madre.

Reducción de Jornada

Este derecho laboral puede disfrutarlo tanto la madre como el padre de un niño menor de ocho años. Esta reducción de laboral puede ser como mínimo una octava parte del total de la jornada y como máximo la mitad. Además, los padres del menor tienen derecho a escoger el turno y el tiempo que desean llevar a cabo el permiso, siempre y cuando, avisen con 15 días antes de su reincorporación al trabajo tras haber disfrutado de su baja por maternidad.

Como es lógico, esta reducción de jornada lleva consigo una disminución proporcional del salario, sin embargo, las cotizaciones realizadas durante los primeros años de la reducción laboral se computarán incrementadas hasta el 100% de lo que hubiera cotizado a jornada completa de cara a futuras prestaciones de la Seguridad Social, como por ejemplo la jubilación.