Qué es la Anemia y cómo afecta durante el embarazo

En caso de tener anemia, no se encontrará bien durante el embarazo dado que se cansará con bastante facilidad y tendrá momentos de vértigo y ciertos mareos.

La anemia en el embarazo, algo bastante habitual

En el organismo existe un equilibrio muy fino entre la cantidad de glóbulos rojos (células encargadas de transferir oxígeno a los distintos tejidos del cuerpo) que se produce y la cantidad que se destruye. La anemia en el embarazo es un trastorno que se caracteriza por un déficit de glóbulos rojos. Si usted está anémica, significa que tiene una cantidad insuficiente de glóbulos rojos.

Durante el embarazo, aumenta la cantidad de glóbulos rojos que contiene el torrente sanguíneo. La cantidad de plasma (la parte líquida de la sangre) también aumenta, y lo hace más deprisa. Su médico controlará los cambios que se vayan produciendo en su sangre mediante la determinación del hematocrito.

El hematocrito mide el porcentaje de la sangre que representan los glóbulos rojos. También le controlará la hemoglobina. La hemoglobina es el componente proteico de los glóbulos rojos. Si usted está anémica, su hematocrito no llegará a 37 y su hemoglobina no llegará a 12.

En la primera visita prenatal se suele hacer una determinación del hematocrito, junto con otras pruebas de laboratorio, que se puede repetir una o dos veces durante su estado, más veces cuando se trata de un caso de anemia en el embarazo.

En el parto siempre se pierde sangre. Si usted es anémica, tiene más probabilidades de necesitar una transfusión de sangre después del nacimiento del bebé. Si usted está anémica, siga las indicaciones de su médico en lo que se refiere a la dieta y los suplementos.

Posibles mareos y vértigos causados por la anemia

Si usted es anémica, es posible que se maree, tenga vértigos, se sienta sin fuerzas o se canse. Le irán controlando el hierro periódicamente durante todo el embarazo. Su médico le indicará si tiene anemia. El embarazo también repercute sobre los niveles de azúcar en sangre. Un nivel elevado de azúcar en sangre (hiperglucemia) o un nivel bajo (hipoglucemia) pueden provocar sensación de mareo, vértigos y desmayos. Muchos médicos controlan periódicamente los niveles de azúcar en sangre durante el embarazo, sobre todo en aquellas mujeres que tienen una historia familiar de diabetes o son proclives a los vértigos y mareos. La mayoría de las mujeres solucionan el problema siguiendo una dieta equilibrada, y evitando saltarse comidas y estar mucho tiempo sin comer. Tenga siempre a mano una pieza de fruta o varias galletas saladas para picar algo cuando le bajen los niveles de azúcar en sangre.

Tomar suplemento de hierro

Incluso tomando suplementos de hierro, algunas mujeres desarrollan una anemia ferropénica durante el embarazo. Hay varios factores que determinan que una mujer sea más proclive a este tipo de anemia durante el embarazo:

  • No ingerir suficiente hierro o no tomar un complejo vitamínico prenatal que contenga hierro.
  • Perder sangre durante el embarazo.
  • Embarazo múltiple.
  • Cirugía en el estómago o intestino delgado (que dificultó la absorción de una cantidad adecuada de hierro antes del embarazo).
  • Consumo de antiácidos, que interfieren con el proceso de absorción del hierro.
  • Hábitos alimentarios inadecuados.

Los suplementos también pueden provocar estreñimiento. Si usted no tolera estos suplementos, es posible que el incremento del consumo de alimentos ricos en hierro, como el hígado o las espinacas, le ayude a prevenir este tipo de anemia en el embarazo.

Anemia falciforme

anemia-falciforme

En las mujeres de raza negra y las que tienen ascendentes africanos o mediterráneos, la anemia falciforme puede provocar problemas importantes durante el embarazo. La anemia en el embarazo se produce en estos casos porque la médula espinal, encargada de fabricar glóbulos rojos, no puede sustituir los glóbulos rojos tan deprisa como se destruyen. Además, en la anemia falciforme los glóbulos rojos son anormales, lo que puede producir un dolor muy intenso. Existe la posibilidad de que usted sea portadora del rasgo de esta enfermedad sin padecerla, por lo que podría transmitírselo al bebé. Si tiene antecedentes de esta enfermedad en su familia, dígaselo a su médico.

Los portadores de esta enfermedad se detectan con un simple análisis de sangre. La anemia falciforme se puede diagnosticar en el feto mediante amniocentesis o biopsia de las vellosidades del corion. Las mujeres portadoras del rasgo de esta enfermedad tienen más probabilidades de desarrollar pielonefritis y de presentar bacterias en la orina durante el embarazo. También son más proclives a desarrollar anemia falciforme durante el embarazo.

Las mujeres afectadas de anemia falciforme tienen episodios repetidos de dolor (crisis falciformes) a lo largo de toda la vida.

El dolor en el abdomen o las extremidades está provocado porque los glóbulos rojos anómalos bloquean los vasos sanguíneos. Los episodios dolorosos pueden ser muy intensos y requerir hospitalización y tratamiento mediante administración de líquidos y analgésicos.

A pesar de que hay más riesgos, muchas mujeres que padecen anemia falciforme tiene embarazos sin complicaciones.

La hidroxiurea ha demostrado ser un tratamiento eficaz, pero su uso implica algunos riesgos. Como no existen datos sobre sus efectos a largo plazo, se recomienda no utilizar esta sustancia durante el embarazo.

Los riesgos asociados a la anemia falciforme para la futura madre son padecer crisis dolorosas, infecciones y hasta fallo cardíaco por congestión. Los riesgos para el feto incluyen una tasa elevada de abortos y partos de feto muerto, estimada en nada menos que el 500/0. De todos modos, a pesar de que hay más riesgos, muchas mujeres que padecen anemia falciforme tienen embarazos sin complicaciones.

Talasemia

Un tipo de anemia en el embarazo menos frecuente es la talasemia, que abunda más en las poblaciones mediterráneas. Se caracteriza por una producción deficitaria de una parte de la proteína con que se fabrican los glóbulos rojos. Si usted tiene antecedentes familiares de talasemia o sabe que tiene talasemia, coménteselo a su médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *